Brazil's Flamengo player Paolo Guerrero (L) jumps for the ball with Argentina's San Lorenzo Fabricio Coloccini during their Libertadores Cup football match at the Maracana stadium in Rio de Janeiro, Brazil on March 8, 2017. / AFP PHOTO / VANDERLEI ALMEIDA (Photo credit should read VANDERLEI ALMEIDA/AFP/Getty Images)

Flamengo goleó a San Lorenzo por 4 a 0 en el Maracaná en lo que fue el debut de ambos equipos en el Grupo 4 de la Copa Libertadores. Comienzos dispares para dos candidatos.

Comentario de Juan Calderaro

Me toca escribir con muchísima bronca esta crónica de un partido que me dejó desorientado totalmente. Si bien se sabe que el Flamengo es muy superior a San Lorenzo en amplios aspectos, no fuimos capaces de tener la pelota y de bancar un 0-0 ó, ni siquiera, un 1-0.

Lo más preocupante, además del resultado, es el pésimo nivel de San Lorenzo. Flamengo llegó con 10 partidos oficales, San Lorenzo con ninguno, eso es verdad; pero no creo que cuente como excusa para un desastroso 4-0. La defensa, una murga que en ningún momento pudo marcar a los medios y atacantes rivales, veía como la pelota intentaba entrar en su arco casi todo el partido.

El primer tiempo, San Lorenzo intentó atacar a la vez que los brazucas también. 45 minutos trabados donde se podía prever que el partido podía llegar a ser para cualquiera, hipótesis que en el segundo tiempo y con un equipo totalmente desgastado, San Lorenzo iba a refutar.

Comienza el segundo tiempo y el marcador seguía 0-0, faltaban pocos minutos para que el partido se decante para un solo lado. Así fue que, en un tiro libre pegado a la línea del área grande, con una barrera muy mal parada y un Torrico muy jugado a su palo, Diego puso el primero para los brasileros.

“Bueno, es un gol”- dije, confiado, pero también aturdido. Poquitos minutos después, mi esperanza se destrozaba al igual que mi corazón. Llegaba el segundo del Flamengo, con un zurdaso impresionante desde afuera del área al ángulo, poco por hacer para Torrico pero sí mucho para hacer para la defensa que dejó a 3 (tres) tipos solos al borde del área. Desastre, como todo el partido.

Aquí fue el punto de quiebre, con un San Lorenzo desorientado y finiquitado, los brazucas seguían atacando. Así llega el tercero desde un córner, donde Belluschi falla (cómo en todo el partido), y le da la posibilidad a Rómulo de convertir abajo del arco, y luego el cuarto, otro golazo, tanto que ni me interesa describirlo.

Los HORRORES defensivos en San Lorenzo son cada vez más preocupantes. Si a esto se le suma el promedio de edad (que es ELEVADISIMO) y la venta de 3 titulares (Más, Cauteruccio y Blanco) y que sólo te dignaste a traer a Botta (qué tuvo un partido horrible, también), se vuelve más que preocupación y se hace miedo. La defensa no marca, Mussis no llega a cubrir todo el medio, y arriba no llega la pelota.

Sumale que, en el segundo tiempo, nuestros jugadores no podían levantar las gambas, cosa rara si ves que tuvieron 3 meses de preparación. Como dije al prinicipio, pueden tener más continuidad, pero hay que observar también que ellos jugaron el domingo.

Espero que la próxima crónica me toque escribirla feliz y no con esta calentura. Si me excedí, pido disculpas, pero me es casi imposible contener la bronca. Ésta puta copa lo quiere hacer de nuevo.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta