EL 10 de Marzo, River visitó la Bombonera bajo una lluvia terrible.  Era por la sexta fecha del torneo clausura, el millonario llegaba puntero. A los veinticinco minutos, tiro libre para River, Ariel Ortega mando un centro desde la derecha, y Esteban Cambiasso le reventó el arco a Abbondanzieri con un remate inatajable. Minutos más tarde, Ortega encabezó un ataque, tocando la pelota con Zapata, volvió a recibir, tocó para Cavenaghi y el torito habilitó al Chacho Coudet, quién llegaba como un avión por la derecha del área y con remate cruzado, el Chacho ponía a River 2-0 arriba.

EL TERCERO Y EL LUJO

Puedo asegurar que fue uno de los goles más gritados de los Superclásicos, faltando sólo unos minutos para el final, Ricardo Rojas se la dio al cabezón D’Alessandro, este descargo en Ortega que conecto con Rojas. El Misionero llegó al borde del área y la pico con pura calidad, para liquidar un partido memorable, y para desatar la locura de todos los hinchas de River que estaban en las bandejas altas de la Bombonera.

Y como dijo ese gran relator que es Atilio costa Febre
“Llueve en la Boca, no voy a decir que son las lágrimas de los hinchas de Boca. Por que son las lágrimas emocionadas de los hinchas de River”

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta