Por Agustín Calvo (@AgusCalvo)

El delantero y el club no llegaron a un acuerdo en la renovación del contrato y su futuro en Nápoles es incierto.

Sin dudas que el belga es en la actualidad una de las figuras europeas y de Italia. Está teniendo una gran temporada en su equipo y eso hace provocó que capte la atención de los grandes del continente. Por eso, la directiva quiere extenderle cuanto antes su vínculo que finaliza en junio de 2018. Alertado de esta situación, el Real Madrid ya puso sus ojos en él.

El Merengue, como es costumbre, suele fichar a las estrellas del momento y el atacante no pasa desapercibido. Adaptado a una nueva posición por la lesión de Arkadiusz Milik (está jugando de falso 9) se convirtió en una garantía del gol. Es del gusto de la directiva y del cuerpo técnico Madrileño que, a priori, tienen la intención de contratarlo para la próxima temporada.

Llegó al Azzurri en junio de 2013 procedente del PSV Eindhoven a cambio de 9.500.000 de euros. Desde su arribo, disputó 172 partidos y anotó 58 veces. En la actual campaña, lleva jugados 35 encuentros, con 24 tantos y nueve asistencias. Estos números reflejan a las claras el excelente momento que está atravesando el delantero.

El principal problema que traba la renovación de su contrato es la parte económica. Como suele ocurrir, el club ofrece una cifra que está por debajo de lo exigido por el jugador. En este caso, Napoli le ofrece 2.200.000 de euros por año, mientras que el jugador pide 3.000.000. Seguirán las negociaciones en las próximas semanas para intentar acercar las partes y que el delantero belga se quede en Napoles por muchos años más.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta