Por Gabriel Pallares – @Gabrielpallare9

Que debe pensar el hincha de de River cada vez que mira jugar a su equipo, alguna sensación de alegría, mucho amor o solo quizás un sentimiento inexplicable. Es cierto que el juego de Gallardo nos acostumbró a verlo en lo alto, en lo deportivo y en lo institucional.

Allá, bien arriba y lo posicionan entre los mejores técnicos del país sin ninguna duda. River últimamente no estuvo encontrando el juego deseado por parte del entrenador, y no estoy hablando del arranque de esta segunda mitad del campeonato, sino en los partidos disputados en la primera parte del mismo sumándole los amistosos. Acá es donde nos paramos y decimos que River esta encontrando el juego anhelado, no lo digo yo desde mi humilde opinión, lo dice la gente que mira y paga la entrada para verlo un Domingo.

Es cierto que ayer el Muñeco se frotó las manos y lo ganó con los cambios, estudió el partido en el momento en donde el rival se encaminaba a quedarse con los 3, porque en el PT tranquilamente River podría haberse ido ganando por más de dos goles. River mostró en 20 minutos ese juego vistoso y efectivo del 2014, en sus comienzos con Gallardo en el banco, analizando la jugada del primer gol, River sale jugando desde el fondo toqueteando con precisión y frescura, a eso apunta Gallardo que aspira tener buenas vibras en la copa y llevar a cabo una buena fase eliminatoria, River empieza en encontrarse, a encontrar también a esos jugadores que pueden llegar a ser determinantes con sus capacidades, River necesita de un poco más de creación y ambición, y que no se quede atrás nunca, porque ayer en el gol del tomba causó un bajón, y la bronca de Gallardo, claro. Ahí es donde apareció la magia de Gallardo, como lo dijimos al principio, y espero ser claro. Gran capacidad de visión, de estudio… Gallardo sonríe porque el partido le salió jugoso, de Mendoza se llevó 3 puntos de oro.

Ver también: River derrotó 2-1 a Godoy Cruz

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta