Por Gonzalo Tulis

Recordamos los dos goles del Beto Alonso a Boca y la vuelta olímpica en la Bombonera.
El 6 de abril de 1986, se jugo un clásico inolvidable en la Bombonera. En sí ese año fue inolvidable para el Millonario, ya que lo ganó todo: Copa Libertadores, campeonato y la Copa Intercontinental.
River visitaba la Bombonera, en el marco de la fecha 36. Los del Bambino se coronaron campeón tres fechas antes, en un partido contra Vélez en el cual su equipo se impuso por tres goles. Llegaba el momento de visitar la Bombonera, y dar esa recordada vuelta olímpica, que fue la tercera en la cancha de los de la Ribera.
La vuelta olímpica
Lo que género la vuelta olímpica en la Bombonera, fue un problema grande, ya que el gobierno no quería que se llevé a cabo. Es más, el día previo al duelo, llegó un telegrama a River, del gobierno. En el cual ellos metian presión, para que sólo hubiera superclásico y nada de vuelta olímpica en terreno ajeno. Pero el Beto Alonso dijo “A MI ME SACAN MUERTO PERO LA VUELTA OLÍMPICA LA DOY”.
En una charla con un diario deportivo, el Beto contó, que el encabezó todo. En el día previo a la concentración, había hablado con Ruggeri, Gallego y Pumpido entre otros. Ellos lo hablaron, luego hablaron con todo el grupo y fueron la frente con su idea. Alonso recuerda cuando llegaron al estadio, fue muy difícil llegar, ya que cerca del estadio le tiraron una barra de hielo que exploto en el techo del micro. También dijo que dentro del estadio le pusieron, barrabravas de alcanza pelotas. Luego fuimos al vestuario, entramos tranquilo siempre tranquilos, después salimos preparados para dar la vuelta, salimos y encaramos para dar la vuelta olímpica, esa esperada vuelta. “durante la vuelta, la hinchada nos tiraban botellas, candados y piedras, cosas así no se veía nunca, entraron los de la barra que supuestamente eran alcanza pelotas, no eran pibes. Y se dio esa histórica vuelta olímpica, que nunca el gran Beto Alonso va a olvidar.
También recordó la pelota naranja.
Esa extraña pelota naranja, recuerda que la fue a buscar el loco Gatti a adidas, un martes. Como Gatti jugo en la nieve con una pelota de colores, pidió que se juege con una así por los papeles, que se iban a tirar en el estadio decía que no se iba a ver. El Beto pícaro, hablo, y chicaneo, al arquero xeneise previo al duelo, le dijo “Que se quedará tranquilo, que igual no la iba a ver”.
Que se puede decir, de ese jugador que fue el Beto Alonso que llegó a River, con sólo nueve años y un futuro que prometía, lo descubrió Carlos Palomino, el mismo que fichó a Mostaza, cuenta la historia que cuando lo vio jugar tan bien en el equipo de su barrio, y se puso a charlar con su padre no le creyó de que el Beto tenía nueva años y le pidió los documentos.
Así comenzó la leyenda del chico el que sólo quería jugar al fútbol. A el no le importaba si jugaba en un estadio o en la esquina de su casa, jugaba con el mismo desparpajo y felicidad. Comenzó de wing pero su zurda tan buena, lo llevo a que se tire al medio para tener más contacto con la pelota. Su padre lo hizo ser zurdo desde chico, porque decía que eran más vistos, pero jamás pensó que sería una de las zurdas más habilidosas del fútbol argentino. Siempre fue querido por el hincha de River en una entrevista con el Diario “Mi Belgrano River” dijo…
¿Qué te genera que un hincha te diga que sos la máxima gloria del club?
-Le digo “muchas gracias”. Yo le entregué de verdad el corazón a los hinchas de River. Los hinchas eso lo saben perfectamente bien.
Sobre el gol con la pelota naranja.
“TODAS LAS NOCHES CUANDO APOYO LA CABEZA EN LA ALMOHADA, ME ACUERDO DE ESE GOL”.
El partido
Los equipos. 
Los once del local, dirigidos por Zanabria.
Gatti Di Natale Higuaín Passucci Hrabina Melgar Olarticoechea Hoyos Graciani Rinaldi Tapia
Los once de Veira, los que dieron la vuelta olímpica y le ganaron 2-0 a Boca fueron.
Pumpido Saporiti Ruggeri Karabain Montenegro Enrique Gallego Alfaro Alonso Amuchàstegui Morresi
El partido arrancó, con el pedido de Gatti, que quería la pelota naranja. Pasada la 35′ del primer tiempo, tiro libre para River. Alfaro tiro un centro con mucha rosca, desde la derecha, para que Alonso se meta por el segundo palo, el Beto espero que Gatti se pasé, ya que contra Vélez había tenido una jugada similar y por apurado el arquero le saco el gol. El lo dejó que se pasé y metio el cabezazo, después del impacto con la pelota, el Beto se paseo por todo el costado de la tribuna, haciendo, lo que se convirtió en esa imagen que se hizo eterna y que el hincha de River jamás olvidará, el Beto corría basándose la camiseta, luego se arrodilló de frente a la tribuna de Boca, sus compañeros fueron a abrazarlo y a sacarlo ya que de las tribunas caía de todo. River ganaba 1-0 mediados los 35′ del segundo tiempo, una falta contra Morresi, derivó en tiro libre para River, y ahí llegaría el sexto y último gol de Alonso en los superclásicos. 
Morresi lo quería tirar el, pero el Beto le dijo que lo tiraba, el remate rebotó en la muñeca de Pasucci y se la metió a un Gatti sin mucho para hacer. El Beto volvió a gritarlo con todo el corazón y el alma. Basándose la camiseta, frente a todo un estadio. Así fue la tarde histórica, el millo ganó en la Bombonera y dio esa vuelta olímpica histórica, River se tuvo que ir del estadio con un escudo policial, muy parecido a lo vivido en el 2015 en la Bombonera, ya que los hinchas de los de la Ribera, tiraban de todo. Así fue la histórica tarde del Beto, de River y la pelota naranja.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta