Por Felipe Biscaro

Saúl Níguez contó que entrena con normalidad, a pesar de haber sido diagnosticado con un traumatismo renal con hematoma, por lo que orinaba sangre.
El futbolista español del Atlético de Madrid, Saúl Ñíguez, habló sobre el duro sacrificio que realizó durante 2 años. Esto pudo haber dañado mucho su salud, pero le permitió mantener su lugar en el equipo.
El problema empezó en un partido contra el Bayer Leverkusen en un duelo por la Champions League de la temporada 2014/15. Ese día el mediocampista sufrió un golpe que provocase que, durante el entretiempo, se descompensara, vomite siete veces y hasta convulsione. En aquel momento fue trasladado a un hospital alemán donde se le diagnosticó un traumatismo renal con hematoma.
Este domingo, el jugador comentó el cambio en su vida: “Cada partido y cada entrenamiento orinaba sangre, lo pasé muy mal. Estaba jugando con mi salud por vestir unos colores, por vestir una ilusión”.
Ñíguez, de 22 años, es una de las promesas del fútbol español, siendo una de las figuras de su equipo y habiendo ya debutado en la Selección Absoluta de su país, aunque, tomando estos riesgos, su carrera puede tomar giros inesperados.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta