Por Franco Ronzetti

Independiente venció 2 a 0 a Talleres en un partido que, a priori, era complicadísimo. El conjunto de Ariel Holan logró un gran triunfo adaptándose a las circunstancias que se dieron a lo largo del partido. El encuentro no fue muy bueno ni entretenido, pero nuevamente el Rojo logra ganar a domicilio y escala en la tabla. El partido, que había sido suspendido por mal estado del campo de juego, se completó con un césped que dejó mucho que desear.

Si alguien le afirmaba al hincha de Independiente que iba a volver ileso del Mario Alberto Kempes, sin siquiera recibir un gol, era difícil de creer. Pero lo logró, a base de un sólido trabajo defensivo y apostando al contragolpe, el cuadro de Avellaneda se impuso con goles de Sebastián Palacios en contra y Emmanuel Gigliotti que marcó por segundo partido consecutivo. La intensidad y velocidad de Rigoni y Barco en ataque, la cooperación de todos los jugadores del Rojo en defensa cuando Talleres disponía de la pelota, el gran trabajo de Bustos en el lateral derecho y de Tagliafico como zaguero central, todo esto sumado a la inclusión de Torito Rodríguez, un mediocampista aguerrido y con tendencia defensiva, al lado de Nery Domínguez, algunas de las claves de un partido chato que terminó con final feliz para Independiente.

Talleres no pudo jugar el fútbol que habitualmente propone, el Rojo lo neutralizó muy bien con un trabajo defensivo excelente, que no dejó a los de Kudelka generar opciones de gol importantes una vez que llegaba a tres cuartos de cancha.

El partido se le abrió a Independiente con un gol caído del cielo: a los 26′, luego de un pelotazo que cayó al área defendida por Martín Campaña y un rechazo de chilena por parte de Domínguez, Benítez la bajó de cabeza, y allí nació un contraataque muy efectivo de la mano de Barco, quien puso un pase con el revés del pie derecho, que desembocó en la corrida de Rigoni y la desesperada persecución de Palacios, el extremo izquierdo de la “T”, que bajó a colaborar ya que el equipo cordobés había quedado muy mal parado. Pero más que colaborar terminó perjudicando a los suyos: con un error forzado por el ex Belgrano, el delantero que pasó por Boca y Unión terminó venciendo la valla de su arquero Herrera que no pudo alcanzar la pelota.

El gol fue un blooper e Independiente, quizás sin merecerlo, se fue en ventaja al descanso. El primer tiempo pintaba para un empate por las pocas situaciones generadas de parte de ambos, con una leve superioridad de Talleres, principalmente debida al buen manejo de la pelota que había tenido con su tridente de mediocampistas de buen pie compuesto por Reynoso-Guiñazú-Gil, aunque sin poder profundizar demasiado y terminando en algún remate de media distancia y llevando poco peligro para el arco de Campaña. A partir del gol el equipo de Holan entendió que debía replegarse y apostar a liquidar el partido de contra, así se mantuvo por el resto del partido.

Durante el complemento, Talleres salió a buscar con todo la igualdad rápida para intentar dar vuelta el partido, pero se encontró con un golpe bajo: a los 7′ y tras un centro venenoso de Rigoni, el arquero Herrera que tuvo una mala noche, dio rebote hacia el medio, y Gigliotti que por allí andaba, luchó la jugada y logró sentenciar el 2-0 final. Luego del segundo tanto de Independiente Kudelka decidió mover el banco, hizo ingresar a Ezequiel Rescaldani por Jonathan Menéndez pero el ex delantero de Vélez Sarsfield no gravitó en el partido, tuvo alguna situación pero de poca relevancia, como casi todas las de Talleres (salvando un remate desde afuera del área por parte Reynoso que Campaña pudo contener). El partido terminó con llegadas intrascendente de Talleres e Independiente defendiéndose. La intensa búsqueda de la T se traduce en números: terminó el partido con el 67% de posesión de la pelota.

Tal vez no es el estilo que prefiere Holan para su Independiente, pero lo cierto es que el contragolpe como sistema de juego le ha sido fructífero: ya lo había utilizado en su visita a Patronato, donde vapuleó al equipo de Forestello por 5-0. Hoy se volvió a repetir: antes del gol el rojo quiso hacerse dueño de la iniciativa pero Talleres se lo impidió, entonces recurrió a la velocidad de sus mediocampistas ofensivos, y pudo lograr un 2-0 que le da respiro y lo mete en zona de Copa Sudamericana.

Pensando en lo que se viene: Independiente deberá visitar a Arsenal para intentar ampliar la buena racha como visitante y mantener su invicto por partidos oficiales en 2017 (2 ganados y 4 igualados sumando torneo doméstico y Sudamericana). El cotejo tendrá lugar el domingo a partir de las 20:15 horas.

Talleres por su lado deberá recibir a Godoy Cruz buscando levantar cabeza (sumó solo 4 de los últimos 12 puntos que disputó). El partido también está programado para el domingo, pero desde las 19:30 horas.

Incidencias:

Goles: Sebastián Palacios en contra (26′ del primer tiempo), Gigliotti (7′ del segundo tiempo).

Amarillas: Leonardo Godoy por el lado de la T. Rigoni, Figal y Sánchez Miño en Independiente.

Cambios: en Talleres ingresaron Rescaldani, Cotugno y Muñoz por Menéndez, Escobar y Palacios respectivamente. En el Rojo hicieron su ingreso Togni, Meza y Albertengo por Barco, Benítez y Rigoni respectivamente.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta