Por: @MauroMontivero7

Independiente Rivadavia y Central Córdoba empataron 2-2 en el Gargantini, y la Lepra llegó a siete partidos sin ver los tres puntos. Los encargados de anotar fueron González y Cardozo para los locales, y Leandro Becerra por duplicado para la visita.

El encuentro comenzó con un vértigo infernal, donde veíamos como la pelota iba de arco a arco con gran velocidad y se generaban desde un principio ocasiones para ambos lados. Eso llevo a que en el minuto 6 los azules de la mano de un golazo de tiro libre de Gastón González, se pusieran delante del marcador. El cotejo seguía con gran intensidad y a pocos minutos del gol de los locales llegó el empate a través de un zurdazo de Leandro Becerra que puso el marcador 1-1.

El ritmo del partido continuó siendo muy alto, Independiente lo buscaba con todo, lo jugaba como lo que era, una final, intentaba con todas sus armas volver a ponerse arriba en el tanteador, y en el min 16’ casi lo logra a través de un cabezazo de Reinoso que se marchó por arriba del travesaño. El ferroviario vino a Mendoza con la misma consigna, llevarse los tres puntos, y aprovechaba cada desliz defensivo de los locales para poner en riesgo el arco de Aracena, a los 24’ el experimentado Martín Zapata remató de media distancia y se quedó a unos centímetros de gritar gol.

Los de Santiago del Estero manejaban muy bien la contra, lastimaban a la defensa de la Lepra con facilidad, tanto que en el minuto 27, de la mano de un golazo de Leandro Becerra, se puso arriba en el tanteador. Cerrando la primera etapa del encuentro los dirigidos por Coleoni casi logran poner el tercero de la noche, a través de un tiro libre que se estrelló en el poste de la valla leprosa.

Ya en el complemento el partido cayó en un bache, donde la pelota no tenía un claro dueño y no existían ocasiones de peligros para ninguno de los dos arqueros. Astudillo mandó a Encina a la cancha para clarificar el juego de los azules, y lo logró, el local comenzó a dominar en el juego y a tener el dominio de la pelota sobre el Ferroviario, que se metió atrás a esperar una chance de contragolpear. Y a los 64’ de la mano de un centro pasado al segundo palo, Cardozo logró conectar un zurdazo para estampar el empate de los del parque.

A partir del empate leproso el encuentro se volvió monótono, donde la pelota paseaba de lado a lado por los pies de los volantes del conjunto mendocino, pero en ningún momento lastimando. Curuchet estuvo cerca a los 79’ con un remate cruzado, fue la última ocasión de peligro que regaló el partido.

Terminó en un empate que no le sirve a los de Astudillo, que ya acumulan 7 cotejos sin poder cantar victoria, y esto impacienta a los simpatizantes azules. Cabe destacar que la pésima labor de las ternas arbitrales que han dirigido a Independiente ha condicionado en parte el juego y la suerte de los Caudillos.

La Lepra volverá a jugar este domingo en Corrientes ante Boca Unidos, en busca de lograr cortar con esta mala racha que mantiene en 2017.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta