Mbappé la está rompiendo esta temporada en el Mónaco.

El joven delantero francés pudo haber vestido la camiseta del club londinense sino hubiera sido por la mala elección de Roman Abramovich.

 

Kylian Mbappé es el delantero por el que media Europa se está regocijando viéndolo jugar y se ganó un lugar en las agendas de los clubes más ricos y poderosos de las ligas más importantes.

Pero hace poco se dio a conocer un episodio que protagonizó el delantero en 2013 cuando visitó con su familia las instalaciones de Stamford Bridge a la espera de conseguir un acuerdo con los dirigentes del Chelsea.

Mbappé realizó los entrenamientos y pruebas correspondientes ante la atenta mirada de los ojeadores allí presentes que decidieron que no era lo suficientemente bueno para quedarse en las categorías inferiores Blues. Por encima de él fueron seleccionados Dominic Solanke, que no jugó ningún partido en esta temporada, y Tammy Abraham, que se encuentra cedido en el Bristol City de la tercera división inglesa.

Ante la negativa de los scouts, Mbappé y su padre se jugaron una última carta al pedir personalmente por Roman Abramovich, presidente del Chelsea, que no cedió y rechazó definitivamente al francés cuyo pase hubiese costado 20 mil euros.

Luego de este episodio, el chico de en ese entonces 14 años decidió volver a Francia para seguir su joven carrera en la academia Clairefontaine, una de las más prestigiosas de Francia por la calidad de jugadores que han formado recientemente como Anelka, Henry y Giroud.

Cuatro años más tarde, Mbappé está atravesando un gran momento en el Mónaco con el que lleva más de 20 goles anotados en lo que va de la temporada y con el que se convirtió en el segundo jugador más joven en anotar en una serie de cuartos de final de Champions League (ante Borussia Dortmund).

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta