Por Alan Ledesma

El equipo de Turín se impuso por 2 a 0 a la Lazio en la final, y se consagró campeón por tercera vez consecutiva en esta competencia.

Lazio y Juventus se encontraban en el Olímpico de Roma para dirimir el título por tercera vez en su historia, en 2004 las “Aguilas” habían triunfado 4-2 en el global mientras que en 2015, la “Vecchia Signora” se tomó revancha y ganó 2-1 en el tiempo suplementario.

El conjunto romano arrancó mejor y a los 5 minutos, estuvo a punto de adelantarse en el marcador, Balde Keita remató al arco y tras un desvío en Andrea Barzagli, la pelota pegó en el palo.  El arranque del encuentro fue frenético, y un minuto después el que tuvo la chance fue Gonzalo Higuaín con un derechazo desde afuera del área que fue despejado por el arquero Thomas Strakosha. En el minuto 12, los “Bianconeri” empezaron a mostrar su jerarquía, Alec Sandro envió un centro desde la izquierda y Dani Alves, que se encontraba libre de marca, definió de primera y aunque el remate fue defectuoso, sirvió para poner el 1-0.

La Juventus era muy superior y estuvo cerca de aumentar la diferencia a través de sus figuras argentinas, primero lo tuvo Paulo Dybala con un zurdazo de afuera del área que luego despejó Strakosha, justamente el arquero de Lazio sería el verdugo de Higuaín, que no pudo vencer en el mano a mano ante el albano. El segundo gol estaba a punto a caer, y finalmente llegó en el minuto 24, Alex Sandro peinó la pelota tras un córner de Dybala y asistió a Leonardo Bonucci, que se encontraba en el lugar y el momento indicado, el defensor solo tuvo que empujar la pelota para poner el 2-0, la Juve de a poco empezaba a liquidar la historia.

En los segundos 45 minutos, el conjunto de Simone Inzaghi se acercó al descuento, pero una gran intervención de Neto le impidió el gol a Felipe Anderson. Luego, el arquero tuvo otras atajadas importantes que le posibilitaron a su equipo mantener el cero, los de Massimiliano Allegri habían bajado el ritmo y eso notaba en las ocasiones recibidas. A tres del final, Higuaín, tras recibir un pase de Dani Alves, quedó otra vez mano a mano ante Strakosha, pero el arquero volvió a salir vencedor del duelo.

Con el 2-0 final, Juventus conquistó su décimasegunda Copa Italia, la tercera consecutiva y además consiguió su primer objetivo de la temporada y de a poco el deseado triplete va tomando forma. Ya conseguida la copa, ahora el equipo turinés apuntará sus cañones a la Serie A, donde se encuentra a un paso de su sexto título en fila, y finalmente el 3 de junio llegará el momento de enfrentarse a Real Madrid en Cardiff por la final de la Champions League.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta