Monaco's French forward Kylian Mbappe celebrates after scoring a goal during the French L1 football match Monaco (ASM) vs St Etienne (ASSE) on May 17, 2017, at the Louis II Stadium in Monaco. / AFP PHOTO / BORIS HORVAT (Photo credit should read BORIS HORVAT/AFP/Getty Images)

Historia por partida doble. En primer lugar, porque Mónaco vuelve a ser campeón tras mucho tiempo: un equipo que debió transitar la segunda categoría, logra su octavo título en la historia tras 17 años, ya que se consolidó por última vez en la temporada 1999/2000, donde entre otros, jugaba David Trezeguet. Por otro lado, corta con la hegemonía de PSG, que venía de ganar cinco títulos seguidos, y este año, deberá conformarse con las copas nacionales.

Sin dudas que la mayor virtud de este equipo es la ofensiva. Un conjunto que se animó a más, a desafiar a lo que parecía obvio, y era una nueva consagración del gigante de París. Aprovechó la salida de Zlatan y no dudó. Sintió que fue el momento, e hizo una temporada magnífica. Apostó al buen juego, con mucho ataque, y los números no mienten: ganó 29 partidos de 37, solo perdió tres, suma 92 puntos con una fecha por jugar, y su diferencia de gol hasta el momento es de +75. ¡TREMENDO!.

El broche se dio hoy, con el 2-0 a Saint Ettiene, pero esto se venía viendo durante todo el torneo. La aparición de un fenómeno como Mbappe, habrá que ver cuanto dura en el “Principado”, y la vuelta de un Falcao increíble, que muchos lo daban como retirado hace un año. No hay que olvidarse tampoco, que este equipo, lleno de juveniles, se metió entre los cuatro mejores de Europa.

Los goles de hoy:

¡FELICIDADES CAMPEÓN!. 

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta