Los de Zinedine Zidane recuperaron el partido correspondiente a la jornada 21 ante el Celta de Vigo que dirige el argentino Berizzo, donde se llevaron los tres puntos gracias a un doblete de Cristiano Ronaldo, un tanto de Karim Benzema y otro de Tony Kroos, que lo deja como único puntero con 90 unidades a tres unidades de diferencia del Barcelona a falta de una fecha.

 En el estadio de Balaídos, que el pasado 4 de febrero había tenido que cerrar sus puertas por fuertes lluvias y vientos huracanados (que terminaron en la suspensión del encuentro entre los ya mencionados merengues y celestes), el partido que hasta hace unas semanas era una incógnita donde se iba a jugar, se pactó para el día de hoy y es aquí donde nos detendremos a analizar. Los blancos que con la victoria de hoy llegaron al quinto partido sin ver la derrota, ya que venía de golear por 4 a 1 al Sevilla en el Santiago Bernabéu, también consiguieron alejarse del Barça en la tabla y poder gritar campeón, con tan solo un empate. Los celtistas habían sido derrotados por el Alavés de Mauricio Pellegrino por 3 a 1 como visitante y a diferencia del Real, no ve ni el empate, perdió los últimos cinco cotejos. A nueve minutos de comenzado el encuentro, CR7 marcó el primer tanto, con asistencia de Isco Alarcón, y la mandó a guardar a tanta velocidad y tan alejada de donde se encontraba parado el guardameta del Celta, Sergio Álvarez, que ni se inmutó e ingresó sin problemas el balón.

Ya en la segunda parte, a los 47´ nuevamente el crack portugués vence al arquero español y adelantaba por dos goles al merengue con otra asistencia de Isco. A los 61´ Iago Aspas vio la segunda amarilla por simular, según el colegiado Martínez Munuera, que dejaba al equipo de Berizzo con diez jugadores en cancha, pero parece que no fue un problema, ya que seis minutos después el sueco Guidetti, con un poco de ayuda de Sergio Ramos, ya que el tiro se desvió en él, descontaba para los de Vigo. 2 a 1 las cosas. Pero el Real fue ese que no se da por vencido ni te regala nada, como se lo vio en toda la temporada y a solo un minuto del gol del rival, por medio de una asistencia de Marcelo y un empujón de Benzema hacía adentro, ya se volvían a adelantar por dos de diferencia. Quince minutos faltaban para el final cuando el número siete madrileño no pudo concretar una de las chances más claras que tuvo en toda la campaña, con el arco semi vacío. Tres minutos anes de que se cumpla, los 90´ Kroos selló la victoria poniéndose en la lista de goleadores. 4 a 1 y pitido final.

El Madrid puede declararse campeón con tan solo un empate ante el Málaga, el próximo domingo 21 de mayo a las 15 horas. Definitivamente, uno de los finales de liga, más apasionados de los últimos años, además de que cortaría una racha de cinco ligas sin consagrarse.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta