England's players celebrate with the trophy during the awards ceremony after winning the U-20 World Cup final football match between England and Venezuela in Suwon on June 11, 2017. / AFP / JUNG Yeon-Je

La Rosa superó a Venezuela en una final demasiado pareja.

 

Inglaterra se adjudicó la edición 2017 del Mundial sub 20 tras derrotar por 1-0 con un gol de Calvert Lewin a la sorprendente Venezuela en el encuentro cumbre en Suwon y levantar su segunda copa internacional.

Ambas selecciones se habían impuesto a rivales de jerarquía para acceder a esta instancia como a Uruguay por penales en el caso de la sudamericana y a Italia por 3-1 en el de la europea aunque estos noventa minutos eran un partido aparte.

El encuentro comenzó muy parejo y disputado aunque con situaciones claras de gol de los dos lados. A los 24 minutos Lucena quiso sorprender al arquero Woodman, que estaba adelantado a la espera del centro, al sacar de manera rápida un tiro libre que se estrelló contra el segundo palo en la primera llegada neta.

Sin embargo Inglaterra fue más certera porque la primera ocasión que tuvo terminó en gol. Remate desde afuera del área de Solanke que tapó Faríñez pero el rebote le quedó servido a Calvert-Lewin que definió abajo, lejos del arquero venezolano para abrir el marcador de la final.

La siguiente llegó a los 10 minutos del segundo tiempo cuando el delantero del Tottenham Onomah estrelló un disparo potente contra el travesaño. La pelota picó fuera aunque cerca de la línea de gol para luego ser despejada por la defensa vinotinto.

Los sudamericanos tuvieron dos chances para igualar el encuentro, y hasta podrían haberse adelantado, que desperdiciaron y decantaron el resultado final. La primera fue un gran pase cruzado de Soteldo que dejó solo a Peña contra Woodman, que resolvió de manera espectacular conteniendo la pelota con los pies y evitando la igualdad.

La siguiente llegó en los pies de Peñaranda que fabricó un penal al enganchar para adentro y ser tocado por el defensor que se había tirado a barrer. A pesar del reclamo de los ingleses y de la posterior corroboración del árbitro Kuipers con el VAR, la decisión se mantuvo y Venezuela tenía una nueva oportunidad para poner el 1-1. El delantero del Udinese remató al medio aunque sin mucha potencia, lo que le permitió al arquero, que se había tirado hacia su lado derecho, dejar la mano y parar el envío.

El partido llegó al minuto 90 en el que Kuipers pitó el final y desató el festejo de los europeos con una invasión de cancha de los suplentes y cuerpo técnico incluida. Era el primer Mundial sub 20 que conseguía Inglaterra y el segundo título internacional de su historia junto con la Copa del Mundo de 1966.

Por el lado de Venezuela, perdieron el título pero se ganaron el respeto de muchos por darle alegría y esperanza a todo un país que está sufriendo por cuestiones políticas.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta