A la hora de traer refuerzos en Boca, las decisiones pasan más por las manos de Daniel Angelici que por el gusto del entrenador de turno, en este caso Guillermo Barros Schelotto. En la siguiente nota repasamos los últimos mercados de pases del Xeneize.

Los mercados de pases en el fútbol argentino era un momento en el cual los equipos salían a buscar en los puestos que les hacía falta reforzarse. Hoy por hoy se dejó eso en segundo plano y pasó a ser el tiempo de los negocios de dirigentes y representantes. Una muestra clara son los últimos años de Boca, donde poco se ha priorizado el proyecto deportivo, y mucho negociar a futbolistas de gran momento, a pesar de ser claves en un once titular.

El fútbol cambió mucho, ya no es como en las épocas de Alberto.J.Armando, el cual convencía a los jugadores de quedarse ofreciéndoles muchas veces lo que podrían ganar afuera. Hay que reconocer que en esto influyó también la mentalidad de los jugador, que cambió totalmente. Hoy un juvenil apunta a firmar rápido un contrato profesional y mudarse al exterior. Se perdió esa identidad, ese hambre de gloria y amor por la camiseta.

Volviendo al tema principal, y yendo a datos concretos, el conjunto de La Ribera ha incorporado en estos dos últimos mercados más jugadores por gusto del presidente que por el de Guillermo. Haciendo un conteo de los mismos se pueden apreciar del lado de Angelici las llegadas de Walter Bou, Axel Werner, Sebastián Pérez, Nazareno Solís, Wilmar Barrios, y en este mercado Cristian Espinoza. Más allá de la lesión, nadie va dudar de la calidad de Pérez, pero hay que destacar que los únicos que estuvieron a la altura fueron Barrios y Bou, por momentos.

Por el lado del Mellizo, hay que decir que tampoco estuvo muy fino, pero tuvo el gran acierto: Dario Benedetto. El Pipa no era la primer opción del técnico, pero sin dudas sus ganas de venir hicieron que se incline la balanza por él. Los otros futbolistas que llegaron por pedido del DT fueron Fernando Zuqui, Santiago Vergini y Junior Benitez, y en este mercado Paolo Goltz. El gran error del DT fue sin dudas la mantención en el equipo de Vergini, ya que  su rendimiento no fue el deseado.

El debate excluye igualmente la cantidad de refuerzos de cada uno, sino que apunta a la gran participación que tiene hoy por hoy Angelici, en un lugar que no está capacitado de ocupar. Mucho se habla de la llegada de un Manager, pero, ¿que importancia tendría el mismo en un club donde las principales decisiones las toma el presidente a dedo?. El último que ocupó ese cargo fue Juan Simón, el cual se terminó yendo por la poca participación que tenía en las decisiones. Cabe destacar el caso de Lucas Alario, futbolista que era seguido por el ex futbolista, que terminó recalando en River ya que el presidente apostó a la vuelta de Daniel Osvaldo.

Otro reflejo de esto fue el mercado previo a las semis de la Copa Libertadores donde el Mellizo pidió, entre otros, a S.Romero, Carrillo, Goltz, Gómez, Pizarro, Marchesin y Ayala, y se le terminó trayendo a Zuqui, Benedetto y Vergini, todas segundas o terceras opciones. Como remarcamos anteriormente en lo que va del mercado van uno y uno, Goltz por pedido de Guillermo y Espinoza por el de Angelici. La continuidad de Centurión, pieza clave para el Mellizo, no está confirmada, y la dirigencia apunta a Cardona y Reynoso, sumado a la llegada de Ábila, jugador que no convence al DT a costas de las idas de Bou y Torres.

Con este análisis no se quiere dejar a Daniel Angelici como un incompetente ni mucho menos, sino marcar el grave error de llevar la voz cantante en lo deportivo, cuando tiene a un DT capacitado para ese lugar, el cual será el principal responsable si no se obtienen los resultados habiéndole traído los refuerzos que él pida.

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorDoble empate en el reducido
Artículo siguienteVuelve el Bambino
Conductor de @PuntoBoca. Productor/Panelista de @InfoFutbolRadio.

No hay comentarios

Dejar respuesta