Ayer se dió un batacazo en la Copa Libertadores, ya que Jorge Wilstermann hizo historia y eliminó a Atlético Mineiro, en Brasil, en los octavos de final. Sin dudas era algo que en la previa, cuando se realizó el sorteo, no se esperaba, teniendo en cuenta que los brasileros fueron el mejor equipo de la fase de grupos. Justamente, quien estuvo muy atento a lo que sucedía fue el mundo River, ya que el conjunto boliviano será el rival de los de Gallardo, en poco más de un mes.

En primer lugar, por obras que se están realizando pensando en los juegos juveniles, el estadio de Jorge Wilstermann, ubicado en Cochabamba, con 2500 metros de altura, no estará preparado, por lo que es muy probable que el encuentro de ida, se dispute en Sucre, con unos 250 metros más sobre el nivel del mar. Quedan descartadas las chances de La Paz y Sucre, no permitidas por CONMEBOL.

Hay que destacar que Jorge Wilstermann ha ganado todos los partidos que ha jugado hasta el momento como local. De hecho, ha vencido a equipos muy importantes, cómo Palmeiras y Mineiro, sumado a Atlético Tucumán y a la goleada a un histórico como Peñarol por 6-2. A su vez, ayer sacó su primer punto fuera de casa, ya que había perdido los tres partidos anteriores como visitante. De esta manera, será clave la ida, donde si el Millonario puede sacar un resultado potable (no perder), quedará muy bien parado para la revancha, que se jugará una semana después en el Monumental (entre el 19 y el 21 de septiembre).

Pese al viaje y a la altura, el hincha promedio prefería evitar a Mineiro, parece una buena noticia para River lo que sucedió ayer, aunque deberá dar la talla en la altura, mejorar mucho el nivel del martes, y sobre todo no subestimar, teniendo muy presente lo que pasó con Independiente del Valle hace poco más de un año.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta