Por Juan Calderaro 

San Lorenzo logró una victoria fundamental en su pelea por avanzar a la semifinal de la Copa Libertadores. Hoy San Lorenzo no goleó, pero ganó y gustó. Lo que tanto se le critica a este equipo hoy quedo obsoleto bajo un marco de total actitud y corazón. Así, sí.

Pese a mí ya conocido y profundo desprecio por Diego Aguirre, jamás sería tan necio como para negar algo bueno suyo. Hoy, a mi parecer, fue el mayor responsable de la victoria del Ciclón. Se contrastó un planteo totalmente distinto que sumado al factor presión que se dio durante los 90 minutos, condicionó el partido e inclinó la cancha para un solo lado. Como se crítica cuando se están haciendo las cosas mal, también hay que decirlas cuando se hacen bien.

El cambio táctico y el sistema de juego planteados por Aguirre hoy rozaron la excelencia y nos da una hermosa brazada para ilusionarnos. Lanús debe irse contento por no haber recibido más goles, porque si hoy Belluschi estaba más afiliado, no tengo dudas de que esto terminaba con 1 o 2 goles más para Boedo.

También quiero destacar el cambio rotundo de actitud de los players, que venían jugando a otro ritmo. Casi todos rindieron a un nivel altísimo, menos Rojas, en mi opinión.

Los dos goles de Nico me hacen elegirlo la figura del partido, pero también debo reconocerle a Mercier la increíble labor que tuvo en el mediocampo, presionando, marcando, quitando y produciendo juego; tranquilamente podría ser apodado el pendejo de 37 años. Otro punto altísimo fue el Bombero que callado fue ganándose la titularidad, aunque partido a partido lo cambien de posición y nunca lo pongan en su puesto natural. Me quedo también con la entrega de Cerutti y Mussis que corrieron hasta el hartazgo a cuál rival que llevaba el balón. Permitanme reconocer al silencioso Navarro (nadie habla de él) que quizá, no tuvo oportunidades para lucirse, pero con una sola alcanzó: le sacó un bochón a Sand con casi nulo tiempo de reacción. Evidentemente, tapadas que hacen a un gran arquero.

Creo que jugando con esta persistencia sos capaz de hacerle frente a cualquiera. Hoy San Lorenzo pasó por encima a un Lanús que, poco tiene, vale reconocerlo, pero que en ningún momento fue capaz de dominar el encuentro.

Ahora a esperar hasta la semana próxima con más fé que nunca. Si el equipo de Aguirre comienza a devorarse canchas como hoy lo hizo vs. Lanús, la historia podría dar un cambio rotundo, un final inesperado.

Por suerte, esta vez, y al menos hasta ahora, no nos tocó sufrir, jé.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta