El golpazo que se dio ayer el Millonario frente a Wilstermann en Bolivia no se lo esperaba ni el más cauto ni pesimista hincha de River. El 0-3 en la altura de Cochabamba ante la cenicienta del torneo deja a los de Núñez muy lejos de meterse entre los cuatro mejores de la Copa Libertadores, pero aún así, pese a que sea casi efímera, existe la chance de la remontada.

En primer lugar, pese a la dura derrota sufrida ayer, River debe saber que el resultado fue para nada lógico. Los de Gallardo tuvieron varias acciones para marcar goles, aunque la ineficacia, la mala puntería, y quizás la falta de un 9 al estilo Lucas Alario le jugaron en contra. La defensa de Wilstermann no mostró garantías, en su estadio, con su césped (alto) y con la altura, por eso River debe saber que si está en una buena noche, tendrá varias oportunidades de gol, aunque en Argentina no podrá dilapidarlas.

Fundamental será un gol de arranque, para motivarse, hacerle sentir el rigor a los bolivianos, creer un poco más en una remontada que hoy se ve muy lejana, y para contagiar a más de 60 mil almas que ya agotaron las entradas, y estarán a la expectativa de lo que suceda.

Es cierto, este River parece estar lejos de la versión del 2015, que se quedó con el trofeo continental más preciado, pero sin dudas que hay jugadores que ya han dado la talla en partidos difíciles, finales, y deberán repetir. Ponzio y Maidana, dos caudillos, dos hombres que siempre rindieron en las grandes citas, tendrán que dar la cara tras sus malas presentaciones de ayer, para darle seguridad al arco de Lux, mantener el 0 (algo que será 100% fundamental), y así permitirles a los laterales soltarse con mucha convicción (otra cosa que ayer no pasó).

No está Driussi, tampoco Alario, habrá que apelar a una buena noche de Scocco, que Pity mantenga el nivel de ayer y le sume gol, y del empuje de todos, que deben sentirse lo que verdaderamente son: superiores al conjunto que será visitante. Hay pocos casos de remontadas 0-3, pero River tampoco había eliminado a Boca en competencias internacionales, tampoco había ganado en el estadio de Cruzeiro, no era campeón a nivel continental hace 17 años, y así y todo, rompió con lo establecido.

Las rachas están para romperse, y esta parece aún más difícil, pero déjeme ilusionarme, si pasamos esta no nos van a parar. Nos levantamos de muchas peores (de una en la que nunca tendríamos que haber pasado), nos sacaron nuestra delantera, jugadores lesionados, suspendidos, doppings, así y todo déjenme pensar que es posible. Será duro, pero sí, yo te lo respondo, River puede soñar con las semifinales.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta