Por: @juancalde_

San Lorenzo logró hacerse con el triunfo ante Arsenal y cerró una semana soñada: venía de ganarle 2 a 0 a Lanús por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. Sin dudas, lo que necesitaba todo este plantel para mantener la ilusión y volver a tener fé.

En un partido muy trabado y con poco fútbol, el Ciclón superó por un tanto al equipo de Sarandí. Esto es un condimento especial para Aguirre cuando parecía que se le acababan las fichas como DT del equipo azulgrana.

Con un primer tiempo desastroso e inmirable, parecía que el encuentro terminaba empatado. Ninguno ofreció fútbol y el árbitro ralentizó cuanto pudo el juego cobrando faltas en la mayoría de las ocasiones inexistentes. El conjunto que dirige el uruguayo logró levantar en la segunda parte del encuentro, la entrada de Botta y Barrios le dieron más verticalidad al juego de su equipo y así, con un gol de cabeza del pibe Senesi (amén) luego de un enorme centro de Castro, se hizo con la victoria.

Un triunfo importantísimo de cara a lo que se viene y más habiendo jugado con un equipo repleto de juveniles y suplentes.

En cuanto a mi análisis individual, puedo decir que:                                                                                    Me gustó mucho Quignón, que cambió la displicencia que mostró en el primer tiempo por juego y fútbol en el segundo. Su acompañante en el medio, el paraguayo Da Motta, también mostró destellos como lo hizo el partido pasado, sin dudas es una espléndida variante para el equipo titular. A mi parecer, Senesi, amo y señor de la defensa, fue la figura del encuentro; calidad en la salida de juego, bien de arriba y buen marcaje, además del gol, obvio. Luego, como suele pasar, hubo rendimientos bajos, que en mi caso y según mi visión se recortan a Castro (no creo en eso de prenderlo fuego, hoy Aguirre le inventó la posición, aunque hay que destacar que tiró 4 hermosos corners y en 3 de ellos hubo situación de gol para el Ciclón); Romagnoli, la falta de continuidad le jugó una mala pasada, ojalá pueda tener más minutos así comienza a ser determinante como siempre lo fue; Conechny, que jugó partido espantoso donde nunca pudo demostrar lo que sabe y con la pelota en los pies siempre la regaló; y Reniero, que tuvo dos situaciones clarísimas de gol y no pudo convertir, algo que a un 9 no se le puede perdonar. Torrico tuvo lo suyo, estuvo inseguros por momentos, pero lo que cuenta es que la pelota no entró. Y ya destaqué la entrada de Botta y Barrios que le dieron vuelta la cara al equipo, desbordando en todo momento y provisionando al equipo de ataques a mansalva.

(Creo que cuando un poco más arriba dije que la figura fue Senesi, me equivoqué. El mejor jugador del partido fue el perrito, pero no Barrios, sino el otro que antes del corner del gol bendijo la pelota con un dribling sublime)

Quisiera destacar también a Contreras (si no te diste cuenta, el 9 rubio de ellos), que está cedido en Arsenal, pero es parte de San Lorenzo. El pibe jugó un partidazo, se bancó todo arriba solito, bajó cuanto pudo, no lo pudieron marcar en ningún momento y la luchó todo el encuentro. Me aterra que se le venza el contrato cuando vuelva del préstamo (cuando sucede esto suele pasar que el club prestador se deshace del jugador que prestó). Ojalá pueda volver y tener su chance, hoy disputó un superlativo, y sigue en este nivel, puede ser claro sucesor de Blandi (que mucho en San Lorenzo no le queda, por lástima).

Sin más que decir, el importante es el del jueves. Igualmente, nunca vienen mal 3 puntos y más si son contra el equipo de Grondona.

No se olviden de llevar al perrito salchicha a todas las canchas a partir de ahora y meterlo al menos 10 segundo para que toque la pelota. A las cábalas hay que aprovecharlas, jé.

Ah, casi me olvido: vamo’ vamo’ los pibes.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta