Por: @AugustoMartedi1 

El conjunto de Guardiola venció 4-1 por penales al Wolves tras empatar 0-0 en los 120′ por la Copa de la liga. Claudio Bravo, la gran figura.

En un partido muy trabado y luchado, el City dominó por completo el partido pero el Wolves también tuvo lo suyo. Los Citizens se vieron sometidos al sistema defensivo que propuso la visita, por lo tanto no podían llegar con facilidad al área rival, en el primer tiempo la más clara fue de Agüero, un remate desviado. Por otro lado, la visita no contó con ocasiones de gol claras.

Ya en el complemento, el local, salió más decidido a buscar la victoria, pero se volvió a meter en el embudo de la defensa rival y los ataques no prosperaban como Guardiola deseaba. Por ese motivo, ingresó De Bruyne, Sané y Kyle Walker para tener más contundencia a la hora de atacar, cosa que no pasó. Llegando al final del partido, tras una gran corrida de Helder Costa, quien podría haber definido el encuentro, Claudio Bravo reaccionó de forma brillante y impidió la caída de su equipo.

En el suplementario no hubo ocasiones claras para ninguno de los dos equipos, pero el dominio fue completamente de los ciudadanos. Agüero sería quien definió la serie tras una extraordinaria definición, pero antes Bravo se quedó con dos penales. Victoria final fue por 4-1.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta