Por Gabriel Vázquez

La noche del 31 fue una noche histórica en Lanús. La mañana de este 1 de noviembre se
llevó a uno de los pilares del momento futbolístico e institucional que el Granate está
viviendo. Ramón Cabrero falleció en horas de la madrugada por un problema de salud.

Los recuerdos siempre son imborrables. Muchas veces hacer historia en el futbol argentino
es difícil por las circunstancias y la diferencia que tienen muchos equipos ya fuese por
plantel o patrimonio. Esta barrera fue superada por Ramón Cabrero en el año 2007. En ese
entonces, Lanús pelea un torneo local frente a los grandes clubes y todo parecía irrisorio
para la vuelta olímpica de un club no tan promocionado por los grandes medios de
comunicación. Poco importo esto en la cabeza de Cabrero, que tras realizar una campaña
excelsa con el Granate llegaba a la mítica Bombonera para enfrentar al Boca de Miguel
Ángel Russo. El empate termino coronando a Lanús por primera vez en el futbol grande de
Argentina. De aquel equipo galardonado por el histórico entrenador, hoy se repiten dos
nombres luego de diez años. Lautaro Martínez y José Sand, hoy figuras en el conjunto del
sur, siempre recordaran al entrenador como uno de los impulsores al presente que tienen
ambos.

Ramón no abandono el club que le dio alegrías en su carrera de entrenador. Su labor como
secretario técnico de Lanús era sinónimo de aplausos y agradecimiento de los hinchas de
todas las edades. Una de las luchas que tuvo en su vida fue el ACV. A mediados de marzo
de este año, el ex entrenador de 69 años tuvo un episodio grave a raíz de dicha
problemática y hasta hoy a la mañana, tuvo que padecer la maldita enfermedad que lo
llevo a rendirse ante la vida.

Su nombre será imborrable para las generaciones que vienen y “Ramonin” seguirá escrito
en la historia granate.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta