Por Lucas Caselli – @lucascaselli99

Llegó a Defensa como un desconocido, como un técnico criticado porque venía del Hockey y porque usaba métodos de entrenamiento poco usuales, pero en silencio y con trabajo, puso al equipo de Varela en un presente admirable. Pero todo esfuerzo tiene su premio, y el 29 de diciembre de 2016, comenzó su historia con el club de sus amores, Ariel Holan cumplió el sueño de ser entrenador del Club Atlético Independiente.

Llegó con un modelo que consiste en un mix entre respetar la historia de Independiente de coraje y garra, y a su vez un equipo dinámico y con mucha intensidad. “Hay que hacer un esfuerzo económico por un jugador de categoría y con los que ya estan, limpiar a un par”, uno de los testimonios de Holan previo a su asunción en el cargo del Rojo, ese par al que se refiere fueron nada más ni nada menos que referentes: Hernán Pellerano, Víctor Cuesta, Diego Vera, Germán Denis, entre otros. Debido a esto, sin haber debutado ya la gente lo cuestionaba. Su debut llegó en marzo, tras una pretemporada intensa, en la cual subió a muchos pibes y levantó anímicamente a los jugadores, quienes venían golpeados por el frustrado ciclo de Gabriel Milito. Debutó con un insulso empate en cero con San Martín (SJ), posterior a la igualdad, Ariel Holan lleva 38 partidos al mando del Rojo, con un total de 20 triunfos, 12 empates y seis derrota, un 68% de efectividad.

Luego la triste noticia de la muerte de Pipo Ferreiro, Independiente debió enfrentar a Arsenal, y los jugadores salieron a la cancha con el saludo histórico, encabezado por Nicolás Tagliafico, a la gente le gustó y se respetó uno de los objetivos de Holan: Recuperar la historia. Luego vino el CAI: Compromiso, Actitud, Intensidad. Estos actos, le devolvieron a Independiente el coraje, la garra, y el corazón que tenía el Rojo en sus mejores épocas, y todo esto gracias a quien para mi, es el mejor entrenador del fútbol argentino, junto con Marcelo Gallardo.

El campeonato pasado Independiente terminó 4°, luchando hasta las últimas fechas por un inesperado título, entre medio le ganó el clásico 2 a 0 a Racing, demostrando un gran nivel de juego, y quedaron las inolvidables lágrimas de Holan posterior al partido, y el imposible de olvidar abrazo con Bochini. La primera derrota llegó en lo que era un partido fundamental para soñar con el título, 3 a 0 con Boca en La Bombonera y chau aspiración por el campeonato. Luego de la derrota, todos los cañones se apuntaron a la clasificación a la Libertadores (La última en 2011). Llegó la última fecha, el Rojo se media con Lanús, si ganaba entraba a la Copa, quizás fue de los partidos más intensos de los últimos años, Independiente se cansó de errar goles y el partido culminó 1 a 1. Al equipo solo le quedaban dos formas de ingresar: Ganando la Sudamericana o ganando la Copa Argentina. Independiente quedó eliminado de la Copa Argentina en Mendoza, a manos de Atlético Tucumán, y solo quedó una forma de ingresar. Holan evitó que sus jugadores tengan un bajón anímico, y así es como hoy Independiente después de siete años, está en una final de Sudamericana. Quizás esta última semana fue la más importante de los últimos años. Primero estaba el clásico en el Cilindro, en la previa, todo para Racing. Holan había dispuesto un equipo súper alternativo, hasta incluso cambiando al arquero. Pero el trámite del partido, decretó que Independiente extienda a 24 la paternidad sobre la Academia.

Ahora solo quedan 180 minutos para que después de los peores años de la institución se pueda tener una felicidad, y llegar a 17 títulos internacionales y volver a una Libertadores después de seis años. Como dijo Marangoni: “Holan tiene que quedarse ocho años en Independiente”, no importa lo que pase con la Copa, si se consigue, mejor todavía. Pero que una derrota no opaque el impecable y admirable trabajo que hice Ariel Enrique Holan en Independiente.

Como hincha, solo tengo palabras de agradecimiento:

. Gracias por hacer que tenga ilusión con un equipo, la cual no la tuve en mis 18 años, y hoy estoy más ilusionado que nunca.

. Gracias por tener de hijo a Racing, habiendole ganado el último partido con suplentes, con un hombre de menos, con el tercer arquero, y en su cancha.

. Gracias por contagiarle a los jugadores tu pasión por Independiente

. Gracias por recuperar la historia de un club que venía con sus peores años.

Pero simplemente: Gracias por ser hincha de Independiente y respetar al club como se lo merece.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta