Por Gabriel Vázquez

El conjunto brasileño derrotó a Lanús por 2 a 1 y con la victoria en la ida se corono con la Copa Liberadores. Fernandinho y Luan marcaron para el visitante mientras que José Sand descontó para el local. El Tricolor llega a la tercera obtención del torneo internacional.    

El primer tiempo tuvo dos caras opuestas, Gremio desempeño la perfección que el juego pide. Colectividad y coordinación fueron dos características que el conjunto visitante desplazo en todo el campo de juego para anular cualquier tipo de reacción del Granate. El equipo de Almirón sintió la superioridad del equipo rival desde el cuarto de hora donde la posesión de pelota que es una cotidianidad en su juego fue la principal ausencia para no tener fluidez ofensiva. La clave apareció luego de la mitad de la primera parte donde el local no tuvo la perseverancia que significa la distribución de pelota en el mediocampo y los malos retrocesos al perder la pelota comenzaron a sufrir en la defensa. Con este planteo, Gremio tuvo un excelso desequilibrio de Luan y Artur que mostraron la deficiencia del sistema defensivo de Lanús.

A los 27 tras un despeje defensivo del local, Luis Gómez no dirigió bien la pelota y Fernandinho intercepto la pelota para recorrer casi cincuenta metros y sin marca definir al palo izquierdo de Andrada. El gol fue la consecuencia del trascurso y el granate sintió la necesidad de mostrar más coraje por el papel que estaba realizando. Las intenciones del equipo de Almirón disminuían por la mala conducción de los volantes que la única alternativa que propusieron fue buscar a Sand en espacios más ajenos a lo que el goleador se desempeña. El visitante ratifico su momento y los últimos compases de la parte inicial como si fuera poco, el conjunto Tricolor encontró en Luan la ventaja a dos goles tras una jugada individual del hábil mediocampista que luego de desestabilizar a los centrales entro al área y definió por encima del arquero. El trascurso coincidía con el desempeño del equipo brasileño que sin dificultades se fue al descanso manejando las riendas del partido.

En el segundo tiempo, Lanús tuvo otra actitud pero la creación quedo de lado en sus jugadores más técnico. Esto beneficio al visitante que sin tanta oposición jugo con la ansiedad del rival sabiendo la ventaja que significaban los tres goles parciales. Con el correr de los minutos el local fue perdiendo la poca visión ofensiva que el marcador le exigía y el despliegue de sus laterales debió ser más displicente por las dificultades que el equipo tuvo al cancelar la presencia de los defensores de Gremio. El único referente en la ofensiva fue el Pepe Sand que sin tanta participación en el área supo ser el sostén de Lanús en el ataque. A veinte del final, Sand recibió la pelota fuera del área, clarifico el pase y tras habilitar a Lautaro Acosta, Bresanelli desacomodo al Laucha y el árbitro marco la pena máxima. El goleador del granate se hizo cargo de la ejecución cambiándole el palo elegido por el arquero. El descuento motivo nuevamente al local que sin tanto tiempo y claridad termino con dos delanteros de área el partido. Con los cambios y las modificaciones tácticas el equipo de Almirón solo incomodo al visitante mediante pelotas cruzadas y centros que en su mayoría terminaban en dominio del conjunto brasileño.

Gremio se corono campeón de américa por tercera vez. Además, Renato Gaucho es el primer ex jugador y entrenador del fútbol brasileño en ganar la copa en ambas profesiones.

El 12 de diciembre el equipo de Porto Alegre disputara la semifinal del Mundial de Clubes ante el ganador de Pachuca vs Wydad Marroquí. En la final podría estar el Real Madrid, campeón de Europa.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta