Con el debut de Néstor Ortigoza en el canalla, el conjunto auriazul le gano al granate en el estadio de Colon de Santa Fe, tras una larga instancia de penales, que culminó con 8-7 a favor de Rosario Central.

Por Antonella Concari

El primer tiempo fue como nos tiene acostumbrados a un amistoso de verano, poco juego, y sin ideas claras, ninguno de los dos intentaba lastimar al otro, pero luego, tras 10 minutos de juego, el equipo que tiene como capitán a Marco Ruben, logro imponer su idea de juego: ordenado desde lo táctico, y que la pelota pasara por su número 10, Ortigoza.  El canalla tuvo más oportunidades para abrir el marcador, pero la falta de precisión hizo que ambos se vayan al descanso con el marcador en cero.   

La segunda parte tuvo como protagonista algunas jugadas polémicas, donde el árbitro Rapallini estuvo en el ojo de la tormenta, sin embargo, más allá de eso, el equipo de Leo Fernández, demostró lo que quiere para Central: presión arriba y orden en la defensa, lo cual es diferente a los últimos 3 partidos dirigidos por él. Ledesma, quien luego sería figura en los penales, demostró seguridad en una excelente atajada, pero minutos más tarde, tras un centro y un cabezazo, Lanús abrió el marcador, de la mano de Belmonte. De todas formas, el conjunto rosarino, se recuperó rápido, y Zampedri habilito a su compañero y goleador, Marco Ruben, y, de esta manera, culminaría el partido, para definir en los penales, donde solamente para el equipo canalla erraría  Maxi González, mientras que Ledesma atajaría dos de esos penales, que le permitirían convertirse en héroe.

La figura del partido, sin lugar a dudas, fue Néstor Ortigoza, quien demostró, que más allá de no estar todavía en su plenitud física, pudo controlar el medio de Central, dando pases para dejar mano a mano a los delanteros, y además controlando los tiempos.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta