Por Nataly Novillo – @natalynovillo

¿Hace cuánto que vemos jugar mal a San Lorenzo? ¿Hace cuánto que varios de nosotros sostenemos que no sirve de nada ganar así?

Esto no es de hoy; basta con ver el mercado de pases que (no) hicimos y que, encima, casi el mismo día que cierra el libro de transferencias, te venden a uno de tus mejores jugadores. Eso sí, ¡que no digan que es toda de Biaggio! Lo potenció, sí (debe ser una de las pocas cosas buenas que hizo), pero antes de Aguirre, Cerutti era uno de los que desequilibraba. Igualmente hay que admitir que no había un punto medio: o lo bancabas o no lo querías ni ver. A mi no me importa si yo estuve del lado de los que le veían “algo”; a mí lo que me importa es que se vende cuando no trajiste a nadie y es de lo poco bueno que tenes. Hoy, cuando ya a los diez minutos te dolía ver jugar a San Lorenzo así, me lo imaginaba ahí; quizá, quedándole alguna pelota… Bueno, a quién engaño. No jugamos a nada. Fue horrible vernos así. Apático, feo; todo. Dolía, dolía de verdad. Mientras tanto, en un universo paralelo, Tinelli tuiteaba chistes (que nada tenían que ver con esto) en el entretiempo. No es un hincha más, es nuestro vicepresidente, y como tal tiene que hacerse cargo. Respetar al socio que lo votó y a la institución que representa. También tenemos a Lammens que en la previa del partido declara a favor de no haber traído refuerzos, ejemplificando con que las veces que se trajeron jugadores, se gastó muchísima plata y no se ganó nada. O también habla de lo bien que está San Lorenzo, pero por otra parte se hacen campañas para que el que quiera, pague y pueda jugar en la cancha del club (ni siquiera en las auxiliares). ¿Piensan que no nos damos cuenta? ¿O no les importa? Sáquense las caretas. Digan las cosas como son. Yo no sé si están o no peleados, pero lo único que importa acá es el compromiso que asumieron; y así como tanto les gusta hacer campaña política para la ciudad o lo que sea, acuérdense que hoy están acá. Que no hay un proyecto serio uno se da cuenta, pero no nos mientan en la cara. No digan que es todo perfecto porque ese espejo de colores ya no lo cree todo el mundo. Digan, si así es, que vamos a tener que jugar con los pibes (un decir, porque a ellos son a los que queman primero; las estrellas se salvan); pero respeten al hincha. Este hincha enfermo que no va a tener problema en jugar con los pibes, que si esa plata se destinara a Boedo se la banca con gusto.

Hace ya muchos partidos que nos duele ver jugar a San Lorenzo así. No soy de las personas que comparte haberle renovado a Biaggio, o menos que menos ovacionarlo a los dos partidos; pero somos hinchas del fútbol, y ante tanta abstinencia de la pelota y ganas de querer ver brillar al club, tratábamos de aferrarnos a la idea de que con pretemporada encima, el panorama podía ser distinto. La ilusión inexplicable, viste… Incluso así, habiendo visto uno de los peores partidos de San Lorenzo, queda tiempo. Tiempo para que pongan ganas. Para que no te bailen en la cara. Para mostrar que tenes sangre. Hoy Talleres era una máquina…

Por mi lado, puedo decir que toda la bronca que tuve gran parte del encuentro, se me convirtió en tristeza después de que lo echan a Gonzalo Rodríguez (para qué hacer hincapié en ese bombeo innecesario, como si otros, con nosotros jugando así, lo necesitaran, ¿no?). Dale, loco, estás en San Lorenzo. ¿Sabes cuántos pibes se mueren por tener las comodidades que tenes vos? Dale, loco, que nos parte el corazón vernos jugar así. Tenemos que salir a matar en cualquier cancha. Nosotros lo hacemos desde acá. Mal que mal, esto recién vuelve a empezar…

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta