Por Gabriel Pallares – @Gabrielpallare9 

River parece no encontrar el ritmo futbolístico que quiere plasmar Gallardo en el equipo, no hay una conexión con respuestas concretas y los desenlaces de los partidos siempre son con un resultado negativo, por lo menos en condición de visitante que sumó 6 partidos sin conocer la victoria fuera de casa. La banda fue a la fortaleza y cayó por la mínima ante un Lanús que no ganaba desde la 6ta fecha, y su última victoria oficial en el sur fue ante el mismo River pero por copa Libertadores. El partido empezó con la dominación de juego por parte del visitante, con los laterales más adelantados de lo habitual para generar los espacios necesarios para hacer llegar la pelota a los pesos pesados del área. La primer jugada clara del Millonario nació de una presión ejercida por Ponzio ante Román Martínez, llevándose la pelota hasta el arco defendido por Andrada pero con la duda de rematar o no, cediendo la pelota a Scocco que no logró empalmarla por arriba del arquero producto del deplorable estado del campo de juego. Lanús tuvo sus disparos fuera del área que estuvieron como llamados de atención, pero el gol nace de un pase mal jugado por Martínez, limpiando la pelota hacía mitad de cancha que no prosperó y Román Martínez condujo los tiempos, habilitando a Acosta que de primera a contrapierna de Armani buscó por el segundo palo y teniendo a Silva como protagonista de un rebote en la puerta del arco. 25 minutos le bastaron para Lanús ponerse en ventaja y liderar el partido, mientras que River no reaccionó posteriormente al gol, por lo que se veía era un toqueteo con poca efectividad y llegada.

En el complemento River arrancó un poco mejor, con Mora y Quintero como variantes y la necesidad de empatar el encuentro todos eran opciones para recibir y tener más fluidez en el mediocampo. El partido en si se hacía de ida y vuelta, River tuvo el empate con un cabezazo de Mora en donde Andrada voló por los aires, Lanús la tuvo con Acosta y Armani a mano cambiada la sacó al córner, el Pity desde afuera del área queriendo sorprender pero sin convertir, Acosta en el uno contra uno estuvo ahí de sentenciar el segundo pero Martínez Quarta se lo negó. Un segundo tiempo mejor que el primero pero el resultado congelado. River estuvo a tiro del empate pero la falta de comunicación en el terreno las imprecisiones quedaban cortas. Con una amplia posesión el visitante no logró empatar y finalmente perdió como visitante. La última victoria de River en ésta condición fue ante San Martín de San Juan en la provincia cuyana. Son 6 los partidos que no gana fuera de casa y lo que más preocupa en la banda es no poder escalar puestos, con ésta derrota River se encuentra a 19 puntos de Boca quedando fuera de la participación de la copa  Libertadores del año próximo. Su próximo partido será ante Godoy Cruz en el Monumental, y la esperanza de todo River es que se escape de esos lugares tenebrosos de la tabla general.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta