Por: @FrancoRonzetti

Espectacular partido de vuelta el que se disputó anoche en Porto Alegre. Gremio gritó campeón pero debió trabajar duro y parejo contra un Independiente que se vio disminuido por la expulsión de Fernando Amorebieta, una vez más con el VAR como protagonista. 

A partir de la expulsión del defensor venezolano, el rojo comenzó un intensivo y exhaustivo trabajo de presión sobre sus rivales. El mismo fue efectivo y forzó primero un alargue, y luego en los dos tiempos suplementarios de 15’, con un Gremio frustrado de tanto ir y no encontrar el gol, el rojo supo aguantarlo y hasta tuvo situaciones para lograr la heroica. Luego del tiempo suplementario, llegó la lotería de los penales, donde el Gremio fue 100% eficaz y el rojo no pudo concretar el excelente trabajo grupal que mostró durante los 120’. Fue gol tras gol hasta llegar 5-4 arriba el equipo brasileño. En ese momento le tocó ejecutar a Martín Benítez, que ingresó en el segundo tiempo y tuvo muy buenas intervenciones, y fue entonces donde Marcelo Grohe contuvo el remate del misionero y selló la consagración de los suyos.

El primer tiempo del partido fue muy picado y sobre el cierre dejaría herido al equipo argentino: a los 42’ minutos, con una jugada confusa, en la que los centrales de Independiente se quedaban protestando por un supuesto fuera de juego, la jugada siguió con normalidad y Amorebieta cruzó a Luan, le quitó la pelota y le dejó la pierna a la altura del estómago. A partir de esto, se armó un revuelo alrededor del árbitro pidiendo que se revise la jugada. Los del rojo decían que había posición fuera de juego, mientras que los del Gremio se quejaban por la dura entrada de Amorebieta. El árbitro recurrió a la asistencia tecnológica y determinó que el vasco-venezolano debía irse expulsado. Antes de la expulsión se vio a Independiente con cierto nerviosismo e imprecisión a la hora de hilvanar varios pases seguidos. El control del Gremio fue abrumador pero Campaña y el propio Amorebieta antes de salir salvaron en algunas ocasiones el gol de los locales. Para suplir la ausencia de Amorebieta, Ariel Holan decidió meter en cancha a Nicolás Figal y sacrificar a Leandro Fernández, quien había tenido un remate que Grohe controló con cierta dificultad.

En el complemento Independiente salió distinto. Con menos nerviosismo y más ganas de aguantarlo y ver si le quedaba alguna chance de lastimar mediante contraataques. Nicolás Domingo fue pieza fundamental para sostener el mediocampo, y se vio el ingreso de Martín Benítez por el Torito Rodríguez para aportar algo más de dinámica en ataque. Gremio dominó mediante una circulación de pelota intimidante pero no pudo convertir y consagrarse en los 90’ reglamentarios.

El alargue fue estresante para ambos. Se los veía liquidados desde lo físico, y el rojo pudo ganarlo. Primero, un desborde de Martín Benítez que metió un centro atrás y el ingresado Silvio Romero se lo perdió abajo del arco tras llegar segundos tarde. Luego, centro fenomenal de Gaibor para que cabecee el correntino Meza, tapada de Grohe y rebote que no pudo concretar Nicolás Figal. Para el Gremio, hubo un centro que sobró a todos los hombres del rojo y un cabezazo impactó en el travesaño defendido por Martín Campaña.

Así llegaba la hora de los penales, donde por el lado de Gremio convirtieron Maicon, Cícero, Jael, Everton y Luan. Del lado del rojo convirtieron Gaibor, Meza, Domingo y Silvio Romero. Falló Martín Benítez y Marcelo Grohe salió corriendo hacia el festejo de un nuevo campeonato para el último campeón de la Copa Libertadores.

El campeón defensor de la Libertadores se quedó con la Recopa, y alcanza así su sexto título a nivel internacional. Sin jugar un partido maravilloso ni mucho menos, Gremio fue pura efectividad desde los doce pasos y reconquistó América. Nuevamente no supo aprovechar ese hombre de más durante gran parte del partido.

Independiente por su parte, hizo un partidazo, con Campaña y Domingo como máximas figuras, con Alan Franco, Martín Benítez y Maximiliano Meza como puntos altos, y con una entrega que enorgullece a cada uno de sus hinchas. Este Independiente tiene mucho para dar y mucho por jugar. “De los segundos nadie se acuerda” es una frase muy común en el ambiente del fútbol. Esta debería ser la excepción a la regla. Este independiente quedará en el recuerdo por la entrega y el compromiso para salir a pelear tanto el partido de ida como el de vuelta con inferioridad numérica, y plantarse de igual a igual frente al último campeón continental y subcampeón del mundo. El rey de copas está de vuelta, y volverá a jugar la Libertadores luego de 7 años largos de espera. Con este espíritu competitivo, este plantel es capaz de lograr todo lo que se proponga.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta