El Millonario sumó un nuevo título en las vitrinas de la mano de Gallardo. Se impuso 2-0 frente al Xeneize con goles del Pity Martínez y Nacho Scocco. Repasa acá la síntesis del partido. 

Por @Gabrielpallare9

Clima futbolero se vivió ayer en la provincia del buen vino, en Mendoza se enfrentaron River y Boca por una nueva edición del superclásico del fútbol argentino con un título de por media, la Supercopa Argentina. Para ser breve, el primer tiempo del partido fue muy opaco, todo lo contrario al buen juego, donde se vió mucha fricción y a Loustau no le tembló la mano para empezar a amonestar. River se impuso por medio de un penal, una gran jugada por derecha con el Pity Martínez y Nacho Fernández como los destacados de la noche, llegaron con profundidad al área rival y Cardona fue quién de atrás interrumpió la ejecución del ex Gimnasia, Martínez asumió la responsabilidad con total seguridad y la mandó a guardar al palo contrario del que se había estirado Rossi. Boca no fue más que River, ni River fue más que Boca, solo a la conjunto de Marcelo Gallardo lo sobresalía estar en ventaja. Tévez tuvo un remate de fuera del área que no pasó a mayores, los pelotazos a Pavón que fueron bien neutralizados por Montiel y la poca generación de Cardona fueron los puntos bajos del equipo de Guillermo.

Arrancó el segundo tiempo y Boca empezó mejor, dejando a River retrocedido y con pocas rifas para dar las pinceladas y estirar la ventaja. En ésta parte del partido que fue con dominio boquense se empieza a lucir Franco Armani, el arquero top que trajo River se convirtió en el héroe de la noche sacando pelotas muy nítidas generadas por boca en medio de una noche que parecía asustar, el clima tenso en las tribunas fue párrafo aparte. Armani voló en el aire cuando Pavón la empujó de cabeza casi casualmente hacía el arco del Millonario la desviaba al travesaño, otra muy clara debajo del arco fue desde un centro por derecha y Goltz cambió la dirección de la pelota pero encontró bien parado a Franco, y una de las que no se debería errar también fue participe con una fenomenal doble atajada, primero un zurdazo de Fabra que contuvo con la mano abajo y otra a Nandez con el pie enviándola al córner. River amplió la ventaja luego de una pérdida de la pelota por parte de boca en el área, Nacho Fernández se dispara en velocidad dejando atrás a Cardona, el volante juega con el Pity dejando al 10 con la pelota y la cintura de Fabra para tocarla al medio y un gritó de gol para Scocco que había entrado en lugar de Pratto, fiesta en River cuando encontró el segundo con un puño apretado y los dientes haciendo expresión de masticar bronca después de varios partidos, Marcelo Gallardo lo vivió como un hincha más, como en algún momento celebró una victoria ante el eterno rival. Desahogo para todo el mundo Riverplatense que vivió horas de nervios, estrés y ansiedad, comiéndose las uñas y caminando de un lado al otro para gritarle a boca lo que sería el camino a un nuevo título. Boca perdió el total protagonismo, y Guillermo jugó a agotar las variantes, sin grandes sobresaltos fue más de lo mismo. Tévez en un cabezazo tuvo el descuento pero su empuje fue muy leve y no direccionado. Final en Mendoza, River se consagró Supercampeón ante Boca y Gallardo se posicionó en el ranking con 8 títulos bajo el brazo desde que asumió en River, a tan solo uno del otro ganador en la historia del Millonario. River fue fiesta en las tribunas, River dejó en evidencia que en los mano a mano se impuso una vez más dejando la marca de tres enfrentamientos en donde nunca perdió ni recibió goles. Su próximo partido será por la fecha 20 de la Superliga argentina de fútbol ante Belgrano en el Monumental el próximo Domingo. Cuando pasa la tormenta, sale el sol dicen, ayer pasó en Mendoza y el que fue testigo presenció que es un dicho acertado.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta