Independiente Rivadavia le ganó en la última pelota del partido 2-1 a Gimnasia de Jujuy. Cuando el partido se daba por empatado, apareció el Torito Lucero para regalar un triunfo agónico a su gente.

En la primera etapa se vio lo más flojo del partido. En los inicios del cotejo, el local, priorizó la marca y el orden defensivo sobre el poderío en el ataque. La visita, dirigida por el ex DT leproso, Martín Astudillo, era dueña de la pelota, pero no lograba lastimar las lineas del local. Sobre el final Ferreyra mal obró una ocasión con Aracena ya vencido, para irse arriba en el tanteador a los vestuarios.

En el complemento el Azul salió al terreno de juego con claras intenciones de ser protagonista; Tanto que a los diez minutos, el marcador lateral Sanabria, vio la segunda amarilla y el pasaje a los vestuarios. El local no dudo en aprovechar su superioridad numérica, y con un golazo de José Mendez, quien colgó en el angula la pelota, consiguió adelantarse en el marcador. Los dirigidos por Goméz bajaron el pie del acelerador, y los jujeños no dudaron en ir a buscar el partido. Cerrando el partido Alexis Blanco se encontró solo, tras una pésima marca de Independiente en un corner, y logró la paridad. Cuando todo parecía que el partido terminaba en empate, Strahmann habilitó de cabeza a Cristian Lucero, quien solo contra el arquero, logró encontrar la ventaja en la última pelota del encuentro.

La Lepra consiguió igualar la línea de All Boys en la zona baja de promedios, y a falta de disputar 12 puntos, se ve más viva que nunca para lograr su ansiado objetivo de mantener la categoría. El Domingo próximo viajara a Lomas de Zamora a enfrentar a un flojo Los Andes.

Por: Mauro Montivero

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta