Por: @Lucho_Scampoli 

La dura derrota por goleada frente a Patronato en Paraná y las lesiones reiteradas en jugadores claves, dan fruto al desconcierto de poder cumplir los objetivos planeados por el canalla para este semestre.

El tres a cero sufrido frente a Patronato en Paraná el pasado domingo hizo temblar desde la misma base el proyecto futbolístico que intenta plasmar Rosario Central desde hace unos años hasta aquí. El ser protagonista, el intentar llevar los hilos del encuentro; ya sea de local o de visitante; y esa presión asfixiante que tanto caracterizó al equipo de arroyito.

Lo que preocupa, al hincha, al dirigente, es justamente ésto, el empezar a hablar en tiempo pasado, sobre lo que fue la manera de jugar de central.

Sin embargo la preocupación va más allá de haber visto un equipo apático, sin rebeldía y sin generación de juego, viene también por el armado del plantel para disputar los últimos partidos. Armado, que solo responde a una fatídica racha de lesiones, que sin lugar a duda; el porqué de las mismas; está en boca de todos.

En lo que va del 2018 Rosario central a sufrido diez bajas por lesiones y los padecientes de las mismas son prácticamente la columna vertebral del equipo. Ortigoza (desgarro x2), Ruben (ruptura muscular y desgarro), Martínez (distensión y desgarro), Tobio (contractura), Herrera (contractura y dorsalgia), Fernández (sobrecarga), Lovera (ruptura muscular), Ledesma (edema), Gil (edema), Cabezas (esguince).

En una primera instancia, el aporte de juveniles sirvió al reemplazo de jugadores claves -como algunos los antes mencionados- encontrando en ellos una buena respuesta y una buena adaptación a las circunstancias. Lo cierto es, que si bien el fútbol no es una ciencia exacta ni mucho menos predecible,  el rendimiento de los jugadores de la cantera se ve potenciado por compañeros de experiencia y una columna vertebral que los haga lucir en un circuito futbolístico que funcione.

En las últimas horas, la comisión directiva, tomó cartas en el asunto, dialogando con el cuerpo técnico y buscando alternativas en cuanto a la preparación física del plantel, ya que la búsqueda de respuesta ante las bajas por lesiones, que no cesan, no llevan a otro camino, más que a la preparación física.

En fin, más fútbol y menos carga física, podría llegar a ser la respuesta a un equipo que no logra plasmar una idea clara en campo de juego, que no logra mantener un presión sobre el rival y donde la búsqueda de una mayor intensidad termina siempre en lesiones.

Las bajas y el armado del plantel

Rosario Central, se encuentra en una situación de apremio, por lo antes mencionado, y  porque el clímax de esta crisis está llegando a su cúspide en el momento más importante en cuanto a ambiciones para el canalla. En cuanto a la clasificación a las copas, ya  finalizada la 21º fecha de la Superliga, Rosario Central quedó a 3 puntos del último cupo para la Copa Sudamericana 2019 y a 8 del último boleto a la próxima Copa Libertadores, cuando quedan 18 unidades en juego.

Al Canalla le queda Belgrano (L), River (V), Racing (L), Defensa y Justicia (V), Arsenal (V) y Estudiantes (L). Sin mencionar el partido de ida por Copa Sudamericana, nada más ni nada menos que contra el San Pablo (Brasil), el 12/4 en el Gigante de Arroyito

En estos tiempos turbulentos, las estrategias van cambiando. En un primer momento, si no había lesiones frente a Patronato, la idea era jugar con la mayoría de los titulares frente a Belgrano de Córdoba y San Pablo y luego rotar con River. Ahora lo que se plantea, es un mix, con lo que hay.

Si bien, aún es pronto para especular, según fuentes cercanas, el equipo que se tendría en mente para enfrentar al pirata cordobés el próximo sábado sería: Di Fulvio (o Ledezma), Ferrari, Recalde, Tobio, Parot – Carrizo, Lopez Pissano, Da Campo, Fernandez – Zampedri y Lovera.

En esta estrategia; de mantenerse asi;  Martinez no participaría frente a Belgrano  y se esperaría por la recuperación de Gil y Cabezas para el encuentro frente a San Pablo. Mientras que Marco Ruben seria una opcion para estar en el banco de suplentes.

Entre muchas incógnitas y teorías, la verdad se verá el jueves, en una práctica clave, para el armado del plantel canalla, de cara a lo que viene.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta