El Real Madrid se metió en semifinales de la Champions League dejando en el camino a la Juventus. 4 Goles, una definición agónica y un penal polémico sobre el final para darle el pase a las semifinales a los de Zidane que no habían jugado bien durante los 90 minutos.

Con el resultado adverso en la ida, la Juventus salió decidida a llevarse por delante al Real Madrid y con apenas 2 minutos de juego llegó el primero de los 3 tantos que los italianos necesitaban. Sami Khedira levantó la pelota buscando la cabeza de Mandzuckic quién con un gran cabezazo venció a Keylor Navas.

La Juve buscaba lastimar a su rival por las bandas, por derecha Douglas Costa complicaba constantemente a Marcelo mientras que por la izquierda el autor del primer tanto hacía lo mismo con Carvajal. A pesar de no tener el control del partido, el Real Madrid conseguía acercarse al arco que defendía Buffon. La más clara para los “merengues” estuvo en el taco de Bale quién intentó por medio de este recurso vencer al arquero Italiano que estaba en el piso pero la pelota terminó dando en la parte de afuera de la red.

A los 37 minutos de la primera mitad, la Juventus repitió la misma fórmula que lo había llegado al gol minutos atrás, Douglas Costa desbordó desde la derecha y envió un centro qué fue muy bien conectado por el croata una vez más y que volvió a darle resultados. Antes de la primera mitad, el Real Madrid se encontraba 2 goles por debajo en el marcador, sin encontrar el funcionamiento colectivo ante la figura de un rival que se agigantaba con el correr de los minutos.

Para afrontar la segunda mitad, Zidane mandó a la cancha a Asensio en lugar de Casemiro y a Lucas Vazquez en lugar de Bale quien no había tenido una buena primera mitad. A pesar de tener más peso ofensivo con los cambios, el Real seguía sin encontrarse con su juego y sin poder esas buenas conexiones que habitualmente vemos en el equipo, Modric estaba impreciso, Kroos falló en la toma de decisiones, Marcelo no pudo nunca con su compatriota Douglas Costa y Cristiano no encontraba compañía en posición de ataque.
Cuando parecía que el Real comenzaba a adueñarse de la pelota y que la Juventus empezaba a bajar su nivel un grotesco error de Keylor Navas le dio el tercer gol a los dirigidos por Allegri. El arquero proveniente de Costa Rica no pudo retener la pelota en sus brazos y Matuidi aprovechó para estampar el 3 a 3 en el global de la serie. Ahora sí, la Juventus había logrado su objetivo de forzar el alargue y para evitarlo el Real Madrid debía anotar al menos un gol. Sin embargo la falta de precisión y creatividad imposibilitaron a los de Madrid de llegar a este necesitado gol.

Cuando parecía que el partido estaba destinado a continuar en el alargue, cuando daba la sensación de que la Juventus tenía controlado el partido y el resultado el árbitro Michael Oliver sancionó un penal sobre Lucas Vazquez a falta de 40 segundos del tiempo reglamentario. Según el inglés, Benatia cargó por detrás al joven del Real Madrid desestabilizándolo y haciéndolo perder el equilibrio. Los 11 de la Juventus salieron disparados contra el juez y el que sin duda se llevó la peor parte fue nada más ni nada menos que el capitán Buffon quién vio la tarjeta roja por excederse en la protesta. Ante los ojos de millones de personas, Cristiano Ronaldo cambió el penal por gol con un gran derechazo al palo izquierdo del arquero y puso el 1-3 en el partido que adelantaba a su equipo en el global (4-3).

A pesar del enojo, la Juventus diputó un dignísimo partido y quedó eliminada de pie. El Real por su parte, deberá esperar al día viernes para conocer a su próximo rival de la competencia.

Por—> @Agustinpfalcon

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta