Barcelona protagonizó uno de los partidos de la jornada de martes, con la cabeza en el sábado. Ya sin Champions, y con la obtención de la liga muy avanzada, el objetivo cercano más importante será la final de la Copa del Rey, a jugarse el fin de semana en el Wanda. Es por esto que el entrenador Culé decidió parar un equipo totalmente alternativo en su visita a Celta, y sumó un poroto tras el 2-2.

Tan alternativo fue el equipo que paró Valverde que Ter Stegen portó la cinta de capitán. Justamente, pensando en el sábado, el arquero será titular, y de los que jugaron hoy, seguramente Coutinho y Paulinho pelean por un lugar más, ya que el resto de los titulares hoy no estuvieron de arranque. En el complemento hubo minutos para Messi, que no gravitó, y para Sergi Roberto, que terminó expulsado por impedir que Iago Aspas quede mano a mano.

Barcelona, pese a todo lo planteado, estuvo dos veces en ventaja, pero no jugó mejor que su rival, ni pudo aguantar la ventaja. Dembélé abrió el marcador con un golazo a los 36, mientras que en la última jugada de la primera parte lo empató Jonny. Ya en el complemento, Alcacer puso el 2-1 para la visita, parecía que sumaba de a tres, pero Aspas, con polémica ya que la pelota le rebotó en la mano tras una floja salida del arquero alemán, que pese a esto tuvo un buen partido.

De esta manera, Barcelona suma un punto que lo sigue acercando al título, ya que Atlético Madrid mañana puede descontarle, pero quedaría a nueve con 15 puntos en juego. De hecho, puede llegar a coronarse en dos fechas, nada menos que en el Camp Nou ante el Real.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta