Tremenda jornada de fútbol en Italia. Tras la victoria de Inter el martes, hoy se jugaron los nueve encuentros restantes de la fecha 33, buscando adelantar el calendario por el mundial, la final de la Copa Italia y la participación de Roma en la semifinal de la Champions League. Lo más destacado sin dudas fue la victoria de Nápoli y el empate de Juventus, que dejan al menos un campeonato más abierto pensando en el cruce entre ellos el próximo domingo.

Parecía cosa sentenciada. Juventus le ganaba al débil Crotone, mientras que Nápoli caía 2-1 con Udinese, cuando faltaban poco más de 30 minutos en ambos partidos. La diferencia a favor de los de Turín se iba a nueve, y hasta algunos sacaban cuentas de que la liga podía terminarse el próximo fin de semana. Pero el fútbol tiene estas cosas, donde el equipo que se ubica en el puesto 18 le pudo sacar un empate al actual líder, mientras que el escolta, con varias bajas, marcó tres tantos en 10 minutos y reavivó la pelea.

Nápoli no venía haciendo un buen partido, y mostraba muchos desacoples defensivos, pero el entrenador se la jugó, mandó a Mertens a la cancha para pasar a jugar con cuatro puntas, y los goles llegaron uno atrás de otro (ya había marcado Insigne, se sumaron Albiol, Tonelli, ambos de cabeza tras tiros de esquina, y Milik). Por otro lado, la gran sorpresa se dio con la aparición de Simy, con una tremenda chilena para empatarle al vigente campeón. De esta manera, a prepararse para la finalísima que se viene el domingo desde las 15:45 en Turín, que definirá mucho.

A su vez, no es lo único en disputa, ya que el ingreso a las copas tuvo de todo, con Lazio dando vuelta un partido increíble ante Fiorentina, llevando a los dos equipos de Roma a quedar un punto por encima de Inter en la lucha por el ingreso a la Champions. Además, Atalanta, que contó con un golazo de Papu Gómez, aprovechó el empate de Milan para quedar dos puntos por debajo en la disputa por la última plaza de Europa League.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta