Por la tercera fecha de la fase de grupos del certamen de mayor importancia a nivel continental, Corinthians le ganó al rojo en su visita al Libertadores de América. Fue 1-0 con gol de Jadson a los 35′ del segundo tiempo. Con esta derrota, el panorama para Independiente comienza a complicarse, ya que aparece tercero en la tabla del grupo G, por debajo del mismísimo Corinthians, que se acomoda, y de Millonarios, que aparece muy cerca del conjunto argentino.

En lo que respecta al trámite del encuentro, fue muy parejo. Durante los primeros minutos Independiente parecía salir a atropellar al rival, pero la visita se fue acomodando y entendiendo como debía jugarle al equipo de Holan. Se animó a atacarlo y mediante muy buenos contraataques lo lastimó. El rojo buscó y también encontró espacios, pero no pudo irse arriba al entretiempo. Merecía algo más que un empate finalizados los primeros 45′.

En el complemento apareció el problema en Independiente. A Holan no le tembló el pulso y antes de iniciar el segundo tramo metió dos cambios: el ingreso de Maxi Meza, quien venía de un desgarro, por Jonathan Menéndez; y la salida de Martín Benítez, quien había sido el más desequilibrante del equipo durante el primer tiempo, por Emmanuel Gigliotti. Los ingresados no lograron estar a la altura: Por un lado, se notó a un Meza falto de rodaje, y a un Gigliotti inconexo. Además, la salida de Benítez hizo que el conjunto rojo pierda el vértigo que había mostrado anteriormente en ataque, donde tuvo varias llegadas concretas de gol.

Por otra parte, se comenzó a ver un desgaste físico en los jugadores de Independiente, lo cual impulsó a Corinthians a intentar llevarse algo más que una igualdad. Y así fue: A los 35′ minutos, cuando el partido era de ida y vuelta, una distracción de los hombres del rey de copas, cuando se venía un lateral del Timao, derivó en el gol que rompería la igualdad. Un muy buen centro del ingresado Mateus Vidal, que no pudo ser despejado ni por Domingo ni por Amorebieta, fue conectado por Jadson, que cabeceó y convirtió luego del intento de tapada de Martín Campaña. Balde de agua fría para los locales, que no merecían la derrota.

A partir de allí, Independiente iría con todo en busca de un empate que, por lo menos, aliviara las presiones futuras en esta competencia. Pero se encontró con fallos arbitrales erróneos que lo terminaron perjudicando. A los 40′, un tiro libre desde un costado era ejecutado por Leandro Fernández, otro de los ingresados, y rechazado con los puños por el arquero Cássio. Allí, la pelota le quedaba en la medialuna al ecuatoriano Gaibor, quien le pegaba de primera y de manera defectuosa. En ese momento, los defensores del conjunto brasileño tiraron el “achique” para dejar en posición prohibida a los del rojo en caso de desvío. Y la pelota fue desviada por Silvio Romero, quien convertía 1-1. Pero no fue así, ya que el juez de línea levantó el banderín señalando fuera de juego. En la reiteración se ve que el único que no aparecía en off side era justamente Romero. Por lo tanto fue un gol mal anulado que le dejó bronca al hincha y a los propios jugadores, que al finalizar el cotejo fueron a reclamarle a la terna arbitral. Previamente, el juez no había sancionado una mano en el área, luego de un tiro libre de Gaibor que impactaría en el brazo de uno de los hombres que integraban la barrera.

Fue triunfo del Corinthians, aunque un empate no hubiese estado mal en base a lo que entregaron ambos equipos, que jugaron un partido atractivo con varias situaciones por lado.

Con estos resultados, así queda la tabla del grupo G:

  1. Corinthians (Brasil) 7 PTS / 3PJ / +3
  2. Millonarios (Colombia) 4 PTS / 3PJ / +3
  3. Independiente 3 PTS / 3 PJ / -1
  4. Dep. Lara (Venezuela) 3 PTS / 3 PJ / -5

 

Corinthians tiene al alcance de la mano la clasificación a octavos de final, pero no debe relajarse. Por la próxima jornada recibirá al rojo, que irá a buscar los 3 puntos para no quedarse afuera

Independiente la tiene difícil, pero no imposible. Tiene dos visitas de riesgo: a San Pablo para jugársela ante Corinthians por la próxima fecha, y en la jornada 5 irá a Bogotá para medirse ante Millonarios. Cierra como local frente al humilde Deportivo Lara que ya lo supo complicar en Venezuela. De no lograr el objetivo y quedar tercero, el cuadro de Avellaneda jugaría la Copa Sudamericana. Si llegase a quedar último, no tendrá competición internacional para el segundo semestre (más allá de la Suruga Bank). Pero sabiendo la mística que tiene el rojo en estas competiciones, no hay que darlo por muerto.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta