Independiente Rivadavia le ganó 2-0 a Santamarina en casa, y selló su permanencia en la B Nacional. Condenados al descenso quedaron All Boys, Juventud de Gualeguaychú y Boca Unidos.

Partido chivo en la Catedral de Mendoza. Independiente se jugaba el todo por el todo para conseguir mantener la categoría, pero no dependía tan solo de el mismo.

Iniciado el partido tras un rebote en la barrera, Disanto, logró encontrar a González solo, para que este la ceda al medio y Julián Navas tan solo empuje la pelota y haga estallar las gargantas del publico local. El tanto llegó para ahogar ansias, pero la Lepra no lo vivía tanto adentro como afuera, esperando que algún resultado lo favorezca, y que su victoria no sea en vano. El partido siguió transcurriendo, ninguno de los dos lastimaba, pero el local sabia que un gol más sellaba el triunfo, y tan solo le tocaba esperar a que se de el milagro. Minuto 32, centro alto para que le quede el rebote en el área a Rébola, quien fulmino al golero de Tandil, e hizo que la Catedral, vuelva a estallar.

Ya en el complemento, con todo resuelto en casa, a los azules les tocaba prenderse a la radio, a rogar que un resultado los favorezca. Santamarina nunca logró inquietar a Aracena, que las pocas veces que tuvo que intervenir se lució. Hasta que llegó la noticia del gol de Agropecuario, que declinaba a Juventud de Gualeguaychú al descenso, y firmaba la permanencia de Independiente Rivadavia.

El Azul sufrió mucho este año para lograr mantenerse. El próximo año, deberá hacer todo lo que tenga en sus manos para ordenar las institución, aprovechar que se limpia una pésima campaña en los promedios, y aspirar a cosas grandes, ya que es un club, que le debe a su hinchada tal alegría.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta