Pese a caer en la vuelta por 2-4 ante la Roma como visitantes, el 5-2 de la ida ayudó a volver a meter a los ingleses en su octava final en busca de la famosa orejona, en la cual en cinco oportunidades lograron levantarla; el 26 de mayo en Kiev, Ucrania, irán por la hazaña ante el bicampeón, Real Madrid.

Ocho minutos pasaron hasta el primer tanto, era de Sadio Mané a pase de Roberto Firmino, que el senegalés, al ganar la espalda de Manolas, queda en un mano a mano frente al arquero. En el minutos catorce, El Shaarawy bajó de cabeza la pelota, la cual fue despejada por el zaguero croata, Lovren, pero este tiro dio en la cabeza de Milner y se convirtió en el primero de la Roma en el encuentro; 1-1 el marcador. A los 25’, Dzeko cabeceó hacia atrás dentro de su propia área, y dejó solo a Wijnaldum frente a Allison, para convertir el 2-1 parcial.

Ya en el complemento, en el 51’, nuevamente el Shaarawy comenzó la jugada del gol romano con un tiro al arco entre cuatro rivales, que Karius no logró controlar y dejó un rebote, el cual fue bien aprovechado por Edin Dzeko, e igualó el marcador con el 2-2. En el minuto 63’ se desataría la polémica, cuando el árbitro del encuentro, Damir Skomina, no cobraría una clara mano de Alexander-Arnold como penal para los locales, lo cual podría haber cambiado la historia. En los minutos finales, al 85’, Nainggolan probó de lejos y tuvo suerte, la pelota entró ante una mala reacción de Karius y el encuentro se puso 2-3 en favor de los dueños de casa, que en el 93’ por medio de un penal, decretaron el 2-4, pero no les alcanzaría para la cita por el título.

A saber:

Liverpool se impuso por 7-6 en la llave y sacó boleto para buscar levantar la “orejona” frente al Real Madrid. La final se llevará a cabo en el Olimpiyskiy Stadium de Kiev, la capital de Ucrania, el sábado 26 de mayo desde las 15:45 horas.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta