En el marco de la cuarta jornada de la fase de grupos de la Conmebol Libertadores, se enfrentaban Corinthians e Independiente en tierras brasileñas. Para Independiente era importante sumar, si podía ser de a tres unidades, mejor. El conjunto paulista también necesitaba un triunfo para encaminarse hacia la clasificación. Pero el Arena Corinthians fue pura decepción.

El conjunto local no estuvo a la altura, y se vio superado por un Independiente que fue de mayor a menor, con un gran primer tiempo y un complemento que lo encontró sólido en la faceta defensiva. Fue 2-1 el marcador final a favor del conjunto que dirige Ariel Holan. Los goles los marcaron Martín Benítez y Ángel Romero (e/c) por el lado del rojo, y Jadson sería el encargado de descontar para el Timao. De esta manera, el equipo de Avellaneda culmina esta jornada dentro de la zona de clasificación a octavos de final. Recuperó los puntos que había perdido algunas semanas atrás ante el mismo rival como local. Y dejó el grupo al rojo vivo, con los cuatro equipos con chances de clasificarse a la ronda de los 16 mejores.

El trámite del partido sería cambiante. Y arrancaría con todo: Al minuto y medio de juego un hambriento Independiente se encontraría con el primero. Combinación entre Meza y Silvio Romero, quien definiría de buena forma, aunque Cássio le ahogaría el grito de gol dando rebote, y dejándole servido en bandeja el tanto al misionero Benítez, que solo debió empujarla a la red ante un arquero vencido. El rey de copas salió a buscarlo de entrada y se encontró rápidamente con la ventaja y la tranquilidad de empezar el partido con el pie derecho. Y sobre todo jugando a un gran nivel, acercándose a lo que fue el fútbol mostrado por los campeones de la sudamericana 2017, con la furia y la intensidad que caracterizó al rojo durante ese campeonato. Esas cualidades que se vieron disminuidas en lo que va del 2018, donde se vio una caída en el rendimiento colectivo.

Anoche, el equipo estuvo fino y lo volvería a demostrar pocos minutos después. Antes del segundo, a los 6′, temblaba el arco de los brasileños tras un centro rasante de Fabricio Bustos que no podía conectar el cordobés Silvio Romero, pero que rechazaba defectuosamente el central Balbuena. Tan malo fue el despeje que termino impactando en el travesaño del arco defendido por Cássio. Pudo ser el segundo. Igualmente el rojo iba a seguir sacando la chapa copera y pondría en mayores aprietos a su rival de turno.

A los 24′, un tiro de esquina elevado por el correntino Maxi Meza desde el costado izquierdo, se iba a ir cerrando, y luego de un desvío en Ángel Romero, se le colaría en el segundo palo al arquero brasileño. Ahora sí, el Arena Corinthians, repleto de torcedores del Timao, se veía totalmente sorprendido por un rojo que, como ha demostrado en otras ocasiones bajo la conducción de Holan, no se achica en territorios complicados. Se ponía 2-0 arriba el conjunto visitante. Pero Corinthians no tardaría en tomar represalias. A los 31′, un desperfecto en la defensa roja permitiría a Romero filtrar un gran pase a Jadson para que el 10 defina solo y pusiera a los suyos de vuelta en partido. Un balde de agua fría para el rojo que venía siendo dominante desde el inicio, y un gol que le daba esperanzas a los locales de pelear de igual a igual un partido que parecía encaminarse para sus rivales. Poquito después, a los 35′, llegaría la polémica del partido: un gol mal anulado a Independiente.

De un tiro libre, Meza -de gran nivel- metía un centro pasado que Alan Franco llegaba a conectar de cabeza y convertir en el tercero para volver a ampliar la ventaja… pero no. El árbitro Carrillo, de flojo desempeño, cobraba una supuesta falta de Figal, que ni a primera vista ni en repeticiones se ve con claridad. En fin, el árbitro peruano perjudicaba al rojo y lo privaba de volver a ponerse a dos de diferencia.

Ya en el complemento, la dinámica del encuentro cambió. Se comenzó a ver a un Independiente tirado atrás, más aproximado a lo que mostró en los ultimos meses el equipo de Holan, e intentando proteger esa diferencia sacada en la primera etapa. Y le salió bien. Corinthians casi que no generó sustos en el área protegida por Martín Campaña, que anoche estuvo protegida por una línea de 5 defensores.

El Rey de Copas se dedicó a aguantarlo y especular con algún contraataque. Corinthians entró en desesperación, los hombres del rojo fueron sintiendo la presión, pero aún así el elenco de Avellaneda se mantuvo firme en ventaja, aguantando a pura mística. Para colmo, ingresaba Emerson por el lado del Timao, pero no duraría prácticamente nada en cancha, ya que a los dos minutos de haber ingresado, golpearía brutalmente a Juan Sánchez Miño y se iría expulsado.

Domingo fue la gran figura del partido, con toda la entrega para que el triunfo fuera posible. Queda claro que el doble cinco junto a Diego Rodríguez es fundamental para el equilibro de la mitad de campo roja.

Párrafo aparte para el árbitro, que además de anular mal un gol que significaría el 3-1 para Independiente, tuvo una mala actuación, al punto de que parecía que el partido se le iba de las manos en cualquier momento.

Independiente tuvo una buena noche de copas, se trae tres puntos sumamente importantes de San Pablo, y sueña con clasificarse a los octavos de final de la Libertadores, algo que no logra desde el año 1995.

¿Cómo sigue todo en el grupo G?

Independiente deberá visitar a Millonarios en la altura de Bogotá por la fecha 5, mientras que Corinthians deberá visitar tierras venezolanas para jugar ante Deportivo Lara, equipo que de local ganó los dos partidos que disputó.

En la última, el rojo recibe a Lara, y Millonarios visita al Timao. Definición caliente.

Así está la tabla

1- Corinthians (Brasil)      7 PTS / 4 PJ / +2

2- Independiente (Arg)    6 PTS / 4 PJ / 0

3- Dep. Lara (Venezuela) 6 PTS / 4 PJ / -4

4- Millonarios (Colombia) 4 PTS / 4 PJ/ +2

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta